La tierna imagen de una niña con el casco de bombero de su padre fallecido hace llorar a Australia

El país lleva meses sumido en una cruenta lucha contra el fuego

por Incendios Australia /


Charlotte O'Dwyer tiene solo 19 meses. Es demasiado pequeña para entender qué ha sucedido. Demasiado inocente. La imagen de la niña jugando durante el funeral celebrado este martes con el casco de bombero de su padre, uno de los 26 fallecidos como consecuencia de los incendios en Australia, ha hecho llorar al país y, al mismo tiempo, le ha insuflado fuerzas para seguir combatiendo las llamas que, desde hace meses, consumen sus campos

Charlotte juega

La pequeña Charlotte jugó durante toda la ceremonia con el casco de su padre, ajena a la tristeza general (Getty Images). 

Andrew O'Dwyer, un bombero voluntario de 36 años, falleció el pasado 19 de diciembre junto con su compañero Geoffrey Keaton en un accidente en su camioneta mientras luchaban contra las llamas. Ambos se han convertido en un ejemplo para todos sus compatriotas, si bien han pagado su heroicidad muy cara. 

RELACIONADO: Suben a 26 los muertos por los incendios forestales en Australia

Ajena a la dureza del momento, su hija pequeña se mantuvo alegre y jugando durante toda la ceremonia, arrancando incluso sonrisas a los presentes. También se mostró encantada cuando le pusieron la medalla con la que habían condecorado a su padre póstumamente. El día de mañana, seguramente, se sentirá muy orgullosa. 

Charlotte medalla

A la pequeña le pusieron la medalla con la que habían condecorado a su padre póstumamente (Getty Images). 

Cuenta el diario 'Daily Mail' que O'Dwyer era un bombero experimentado, que llevaba 18 años alistado en la brigada de Hosley Park. Un portavoz del cuerpo de bomberos rurales del país dio un emotivo discurso en el que afirmó que "Charlotte debería saber que su padre era un hombre desinteresado y especial, que se marchó porque era un héroe"

Charlotte féretro

La pequeña Charlotte juega frente al féretro de su padre (Getty Images).

Los incendios que desde el pasado mes de septiembre asolan Australia han calcinado al menos seis millones de hectáreas de terreno, equivalente a dos veces la superficie de Bélgica. Se calcula que hay unos 200 fuegos activos y ya se han producido 26 muertos

Charlotte casco

Charlotte juega con el caso de su padre (Getty Images). 

En el estado de Nueva Gales del Sur, el más afectado por el fuego con 20 de los 25 muertos registrados hasta el momento, unos 2.600 bomberos trabajan para extinguir o impedir el avance de unos 130 focos que siguen activos en la zona. 

En total, el Consejo de Aseguradoras de Australia ha cifrado en 700 millones AUD (433 millones de euros) los daños acumulados desde septiembre, con casi 9.000 reclamaciones relacionadas con los incendios. El primer ministro, Scott Morrison, fuertemente criticado por su gestión de la crisis, anunció el lunes una dotación de 2.000 millones AUD (1.243 millones de euros) para financiar la recuperación de las zonas afectadas durante los próximos dos años. Los incendios son considerados como los peores del siglo en Australia.