Guillermo Morenés, el hombre en quien se apoya Ana Botín

Descendiente de los marqueses de Borguetto, confiesa sentir gran admiración por su mujer, con quien comparte comparte por igual todas las decisiones relativas a su familia y su hogar

2 Minutos de lectura

09 de Enero 2020 / 00:00 CET

Ana Botín y Guillermo Morenés

Ana Botín, junto a su marido, Guillermo Morenés (Getty Images/Archivo)

© GettyImages

"Yo no podría haber hecho ni la mitad ni un tercio de lo que he hecho sin Guillermo". Así es como Ana Botín reconocía públicamente, en el programa 'Planeta Calleja', de Cuatro, emitido este miércoles, el apoyo incondicional de su marido. Guillermo Morenés, Willy, como le llaman sus amigos, es un hombre discreto que ha preferido mantenerse en un segundo plano, pero cuyo papel es fundamental en la vida y en la profesión de una de las mujeres más poderosas del mundo.

Este jerezano descendiente de los marqueses de Borguetto y emparentado con los Griñón, es ingeniero agrónomo y MBA por la New York University. Lo primero que a Botín le llamó la atención de él cuando lo conoció, en el verano de 1980, fue su carácter extrovertido. Entre un grupo de españoles y estadounidenses que habían acudido a una cena organizada por ella, él fue el único español que estuvo gran parte de la noche hablando con los americanos, según relata Ana Samboal en su libro 'Ana Botín. Nacida para triunfar: La reina de la banca'.

Morenés fue a la cena invitado por una conocida común, que llevó a varios amigos al evento, y no cabe duda de que consiguió despertar el interés de la anfitriona. Desde entonces, estuvieron en contacto y, poco después, iniciaron una relación a distancia. Ella vivía en Estados Unidos y él, en Madrid, de modo que únicamente se veían en verano. "Nunca salimos en plan novios", reconoce Ana Botín en 'Planeta Calleja'.

Tras cuatro años de noviazgo telefónico, ella decidió pedirle matrimonio y lo hizo, como no podía ser menos, a través de la vía por la que se comunicaban: por teléfono. La petición, más que romántica, fue contundente, según se desprende de las declaraciones de la presidenta del Santander en el programa: "Si no nos casamos, esto va a ser muy difícil", le dijo.

Guillermo Morenés y Ana Botín
Morenés, en una de sus escasas apariciones públicas, acompañó a Ana Botín a la boda del entonces Príncipe Felipe con doña Letizia, en 2004.©CordonPress

Sea como fuere, se ofició la boda, en 1983, y a partir de ahí ambos forman un tándem perfecto. "Una de las cosas más importantes que hicimos cuando nos casamos fue un acuerdo en relación a la familia, la casa y los hijos", confiesa Ana. "Decidimos que siempre íbamos a compartir todo al cincuenta por ciento y Guillermo lo cumplió". Eso ha permitido que ella pueda desarrollar su carrera profesional como lo ha hecho y dirigir un banco como el Santander.

De hecho, él es quien se encarga de todo lo relativo a lo doméstico, "hasta de los regalos de los ahijados de Ana", como detalla Samboal en su libro. Es también, sin embargo, un importante hombre de negocios que ha estado ligado siempre a la banca (incluida la entidad familiar) y, en los últimos lustros, a los fondos de inversión.

El matrimonio Morenés-Botín tiene tres hijos, todos ellos casados, y ya les han hecho abuelos. La familia es lo que más felicidad aporta a la pareja, admirada entre quienes los conocen por la solidez de su relación.

La base de esa unión y del éxito profesional de los dos es el respeto mutuo y la admiración, como explica el propio Guillermo, que acompañó a Ana en este viaje a Groenlandia emitido por televisión: "Estamos juntos desde el primer día porque nos hemos respetado mucho, he respetado a mi mujer y ahora la admiro mucho".