Huawei busca la independencia definitiva de Google con su propia aplicación de mapas

Los dispositivos del gigante chino contarán a partir de marzo con una alternativa a la aplicación cartográfica de Google

2 Minutos de lectura

07 de Enero 2020 / 00:00 CET

Navegador GPS

Las aplicaciones de navegación por GPS buscan hacer frente a Google Maps.

© Unsplash

Al igual que la inmensa mayoría de fabricantes de teléfonos Android, Huawei había confiado hasta ahora en las aplicaciones nativas de Google. Sin embargo, las sanciones impuestas por la administración de Trump han obligado a la compañía china a desarrollar su propio sistema operativo (HarmonyOS) y, según parece, también una aplicación de mapas gracias a un acuerdo con TomTom. La compañía holandesa ya dispone de apps propias tanto en iOS como en Android, pero Huawei estaría construyendo su propia aplicación nativa con los mapas, la información del tráfico y las herramientas de navegación facilitadas por TomTom.

Este es movimiento clave para Huawei, que busca afianzar su independencia haciendo frente al bloqueo impuesto por el gobierno estadounidense. Según su comunicado de prensa, TomTom ofrecerá sus mapas y servicios en una aplicación específica para teléfonos Huawei como parte de un acuerdo que se cerró hace meses pero que acaba de hacerse público. Esto abre la puerta a una solución cartográfica de la marca Huawei (por ejemplo, Huawei Maps), en lugar de una aplicación GPS de la marca TomTom como las que ya están disponibles en Google Play o en la App Store.

El anuncio no sólo supone una buena noticia para Huawei, también lo es para la compañía holandesa, que ha prosperado en este campo desde 1991 a través de la venta de dispositivos GPS y todo tipo de soluciones cartográficas de software. Sin embargo, la llegada de los mapas de Google a los teléfonos Android en 2008 supuso una hecatombe para los fabricantes de GPS, ya que los usuaríos podía utilizar sus smartphones para consultar una ruta, por lo que desapareció de manera súbita la necesidad de un dispositivo específico para realizar una tarea similar.

La cotización de las acciones de TomTom cayó de manera espectacular, de los 95 euros de noviembre de 2007 a los 4 euros de febrero de 2009. Desde entonces, la empresa ha intentado cambiar su enfoque hacia los servicios de software e incluso vendió su división de telemática a Bridgestone el año pasado. Así pues, la asociación con Huawei llega en el momento en el que TomTom más lo necesitaba.

Para el consumidor medio también es una gran noticia, tanto si está planeando comprar un smartphone Huawei como si no. Es una manera de volver a la libre competencia, un intento de romper la burbuja del ecosistema Android, que parecía blindada y no dejaba opción a ninguna alternativa. La fragmentación no siempre beneficia al usuario final, pero en este caso vemos cómo Huawei está impulsando sus propias soluciones como la mejor opción posible, lo que puede abrir la puerta a que otras compañías intenten replicar su emancipación forzosa.

Los iPhones revolucionaron el mercado, entre otras cosas, porque todos sus componentes de hardware y software están diseñados o controlados de manera muy estrecha por Apple. Huawei parece estar empezando a darse cuenta de los beneficios de este enfoque y, si consigue salir airosa de la delicada situación en la que se encuentra, puede convertirse en una seria alternativa al gigante de Mountain View.

El anuncio de este acuerdo con TomTom se produce en un momento en el que se da casi por seguro que el próximo gran lanzamiento de Huawei, el P40, saldrá en marzo de este año sin sistema operativo Android ni software nativo de Google.