'Mujeres en la Historia': españolas en el Estrecho de Magallanes y su trágico destino

En septiembre de 1581 partió una imponente flota formada por 23 navíos y con 3000 personas a bordo para poblar aquellas inhóspitas tierras

por Daniel Arveras /


Cuando en el verano de 1581 el rey Felipe II concedía la gobernación de las tierras y poblaciones del Estrecho de Magallanes al gallego Pedro Sarmiento de Gamboa, las instrucciones eran muy claras atendiendo lo que el propio marino había propuesto a su Majestad: fortificar y poblar aquellas latitudes para evitar nuevas incursiones de piratas y corsarios ingleses que atacaban luego los puertos y ciudades del Pacífico español. La rapiña y saqueos cometidos por el ínclito Francis Drake en 1579 urgía la toma de dichas medidas por parte de la Corona.

magallanes1-arveras

Monumentos que recuerda la presencia española en el estrecho de Magallanes (Consejo de Monumentos Nacionales de Chile).

Así, la expedición debía llevar soldados y también pobladores que allí se asentaran, incluyendo parejas casadas con sus hijos... “Os damos licencia para que para entender en el dicho descubrimiento y población podáis llevar ahora, en el armada que se junta en el río de la ciudad de Sevilla, de que es nuestro capitán general Diego Flores de Valdés, hasta cient pobladores... Y habéis de procurar que los más sean casados y estos han de llevar sus mujeres, y si quisieren llevar sus hijos, lo podrán hacer. Y los unos ni los otros no han de ir ganando sueldo alguno... en virtud deste capítulo, os los dejen embarcar en la dicha armada sin les pedir ni demandar información alguna... Y vos habéis de tener mucho cuidado que la gente que ansí recibiéredes y llevárades para hacer la dicha población sean cristianos viejos y no de los prohibidos a pasar a aquellas partes y que ningún casado vaya sin su mujer...”  

El Archivo de Indias atesora múltiples documentos -por fortuna muchos digitalizados para facilitar su consulta- sobre aquella expedición, varios de ellos del propio Gamboa relatando pormenores, derroteros, dificultades, listas de soldados y pobladores, pertrechos, armas, víveres, etc. 

RELACIONADO: Inés Muñoz, 'la primera y más antigua mujer principal' del Perú

En septiembre de 1581 partió una imponente flota formada por 23 navíos y con 3000 personas a bordo. En ella iban, además del nuevo gobernador de Chile Alonso de Sotomayor con varios centenaros de soldados y un importante séquito, los soldados y pobladores que se dirigían al estrecho. Sarmiento de Gamboa escribió en junio de 1583 desde Brasil dando cuenta detallada de su nombre y cantidad, los solteros y los que viajaban con sus mujeres e hijos. 

“Que todos los pobladores solteros son 114 sin los hijos de algunos que consigo llevaban”, refiere Sarmiento de Gamboa. En cuanto a los casados, “son por todos quarenta y tres casas -parejas- y una mujer soltera, que son todas ciento y 34 raciones -incluyendo hijos-”.

Firma Sarmiento

Firma del gobernador, Pedro Sarmiento de Gamboa (Archivo de Indias, PARES).

De las mujeres que iban a poblar aquellas latitudes australes, gélidas e inhóspitas no conocemos muchos detalles pero sí el nombre de algunas. Quiero mencionarlas como homenaje a aquellas intrépidas que en el Estrecho de Magallanes dejarían su vida poco después: Catalina Díaz, quien con sus tres hijos iba con su esposo, Alonso Bravo; Catalina Xuárez, con su hijo y esposo Pero Ortiz; Jerónima de Monguía, con dos hijos y su esposo Antonio de la Cueva; Luisa Alonso, esposa de Pero López; María López, esposa de Pero Díaz; Isabel de Padilla, con su hijo y eposo Diego Pérez; Catalina Mayor, esposa de Diego Ortun, (Se apunta al margen que “murió su marido en la mar”); Ana Díez, esposa de Martín Martínez, con su hija y suegra, (“murió la suegra en la mar”); y la que no era casada, “María, soltera que murió en la mar, criada del gobernador Pedro Sarmiento”,... Son sólo algunas de ellas, las que se cita su identidad en el citado documento.

RELACIONADO: Todos los artículos de 'Mujeres en la Historia'

Finalmente, mermados y diezmados, fueron menos quienes arribaron al estrecho en febrero de 1584 tras superar mil infortunios. Los que allí arribaron para nunca volver serían un total de 338 personas, distribuidas en dos asentamientos fundados por Sarmiento de Gamboa: “Nombre de Jesús”, tras pasar la primera angostura, y, “Rey Don Felipe”, ubicada más hacia el oeste. 

En marzo de 1584, un total de 338 personas quedaron en el estrecho: “177 soldados, 2 frailes franciscanos, 48 marineros, 3 calafates, 1 carpintero de nao, 5 artilleros, 2 barberos, 58 pobladores, 4 herreros, 7 canteros, 5 carpinteros, trece mujeres, 10 menores niños”. Si a esta lista suman al gobernador Gamboa, al alcayde y al “mayordomo de artillería” les salen los 338. 

Relamente serían algunos menos, ya que Gamboa pronto partió para recabar provisiones y auxiliar a quienes quedaban en aquellas poblaciones recién fundadas por él. Pese a sus denodados esfuerzos, nunca podría regresar y el destino de aquellos hombres y mujeres fue el de la muerte por inanición, frío y abandono. Como saben, cuando en 1587 pasó por allí el corsario inglés Cavendish, halló aquel lugar desolado en el que tan solo vagaban moribundos un puñado de hombres y mujeres. Lo que vio le hizo definir aquél lugar como “Puerto del Hambre”.

Recientemente se han encontrado dos cañones de “Rey Don Felipe”, aquél intento de la Corona por poblar y defender aquél paso entre ambos océanos y que se llevó la vida de trecientos hombres y mujeres, pues ellas siempre estuvieron presentes en los más recónditos rincones del imperio español... 

Daniel Arveras es periodista y escritor. Su último libro es “Conquistadores olvidados. Personajes y hechos de la epopeya de las Indias”.