El año de Greta Thunberg y la movilización mundial contra la crisis climática

2019 pasará a la historia como un punto de inflexión en el despertar de la ciudadanía a la crisis ecológica

por Diana García Bujarrabal, Tu Otro Diario /


2019 termina con un eslógan que es también una certeza: no hay planeta B. Desde el punto de vista social, este año pasará a la historia como el del despertar de la ciudadanía a la crisis climática en una movilización mundial y sin precedentes liderada por una niña: Greta Thunberg. No en vano la activista sueca ha sido elegida como personaje del año para la revista 'Time', en su mítico número de fin de año. Con tan solo 16 años, ha sido la más joven en la historia de la publicación en recibir esta distinción. 

Greta Thunberg

Greta Thungberg se ha convertido en simbolo de la lucha contra el cambio climático (Getty Images). 

No es un reconocimiento que haya obtenido de un día para otro. Greta comenzó su lucha en agosto de 2018 cuando todos los viernes comenzó a faltar a clase para platanarse a las puertas del Parlamento sueco con su conocido cartel: 'Huelga escolar por el clima'. Poco a poco, miles de personas, sobre todo jóvenes, se han ido sumando a su causa en el movimiento global 'Fridays For Future'

RELACIONADO: La primera gran movilización en España se produjo el pasado mes de marzo

Al mismo tiempo, las evidencias científicas y los fenómenos climáticos extremos han ido convenciendo a la sociedad de la necesidad de tomar medidas. En España, un 37 por ciento cree que el cambio climático es la mayor amenaza del mundo, mientras que un 17 por ciento la sitúa como el segundo mayor riesgo global, según un estudio realizado por el Real Instituto Elcano y difundido este mes de septiembre. 

Clima

Imagen que evidencia el derretimiento de los polos y que se convirtió en viral (Steffen Olsen).

Fotografías como la publicada por el investigador Steffen Olsen, perteneciente al Instituto Metereológico de Dinamarca, el pasado mes de julio, una extraordinaria imagen que evidenciaba el derretimiento de los polos, contribuyen a la preocupación global. La visión de un grupo de huskies siberianos tirando de un trineo no sobre el hielo, sino sobre lo que se ha convertido en un charco, se volvió viral. 

Greta

Greta Thunberg en el momento del famoso discurso del 'How dare you?' (EFE). 

Sin embargo, los políticos parecen ajenos a esta preocupación, especialmente a la hora de tomar decisiones. De ahí que Greta Thunberg les regañara en su ya mítico discurso en la Cumbre Climática en la ONU. "La gente está sufriendo, la gente se está muriendo y nuestros ecosistemas están colapsando. Estamos al comienzo de una extinción masiva y ustedes solo hablan de dinero y de cuentos de hadas de crecimiento económico. ¡Cómo se atreven!". 

RELACIONADO: España será uno de los países avanzados más afectados por el impacto del cambio climático según el FMI

Pocos días después cientos de miles de jóvenes de todo el mundo, también de España, salieron a manifestarse de nuevo por la emergencia climática. "Injusticia, manifestación, queremos un mundo sin contaminación" o "Tranquilo Planeta, aquí está Greta", fueron algunos de los lemas coreados. 

Manifestación

Manifestación por el clima en Berlín (Getty Images). 

El año terminaba con más protestas, en esta ocasión con motivo de la Cumbre del Clima que, tras suspenderse en Chile por la situación política, tuvo lugar en Madrid. También contó con la presencia de la joven activista sueca, quien se encontraba en Nueva York y cruzó el océano en catamáran para llegar a la capital española. Las negociaciones maratonianas solo dieron para un acuerdo de mínimos que resultó decepcionante para los activistas climáticos: hubo una llamada para aumentar la ambición climática en 2020 y cumplir el Acuerdo de París (es decir, evitar que la temperatura de la Tierra suba por encima de 1,5 grados). 

RELACIONADO: La Unión Europea acuerda desprenderse del CO2 en 2050

Sin embargo, no se logró el esperado acuerdo para regular los mercados de carbono y ordenar el comercio de los derechos de emisión en un sistema único para todo el mundo. Es decir, mucha grandilocuencia en las declaraciones, pero muy pocos compromisos concretos. La próxima (tal vez última) oportunidad será en  la cumbre de Glasgow (Reino Unido) a finales de 2020.