PSOE y grupos 'pequeños', una negociación constante en paralelo a la de ERC

El PSOE pretende garantizarse una horquilla de síes a Pedro Sánchez que evite sorpresas

por EFE /


La dirección del grupo socialista ha mantenido durante estos días una interlocución constante con los considerados grupos "pequeños" del Congreso a través de una vía de negociación paralela a la que celebra con ERC. Fuentes parlamentarias del grupo socialista y de otros grupos con escasa representación en el hemiciclo han confirmado a Efe la existencia de estos contactos permanentes, que se producen por teléfono y por correo electrónico, ya que el intercambio de documentación sobre reivindicaciones autonómicas, regionales o locales no cesa. La dirección del grupo socialista, encabezada por la portavoz parlamentaria, Adriana Lastra, quiere tener todos los cabos atados cuando se sepa la fecha en la que comenzará la sesión de investidura, lo que todavía no se conoce.

Reunión

Negociaciones entre PSOE y ERC (EFE).

Independientemente de que ese debate arranque la semana que viene o ya después del día de Reyes, 6 de enero, el PSOE pretende garantizarse una horquilla de síes a Pedro Sánchez que evite sorpresas. Esa horquilla debe superar la de la suma de los votos de los diputados socialistas (120) y de los de Unidas Podemos (35). Una de las prioridades se ha orientado al PNV, cuyo portavoz en el Congreso, Aitor Esteban, ayer en rueda de prensa, destacó que el voto de los seis diputados nacionalistas aún no está decidido. Sin embargo, reconoció que se ha avanzado en las negociaciones entre su partido y el PSOE. En una línea similar se ha pronunciado el diputado de Compromís, Joan Baldoví, aliado en el Congreso de Más País, la formación que lidera Íñigo Errejón.

RELACIONADO: 2019, el año que los españoles fuimos tres veces a las urnas

El parlamentario valenciano avanzó ayer que el a Sánchez se encuentra más cerca que hace unos días, cuando se reunió con Lastra en el Congreso. La evolución ha sido posible gracias a ese trabajo persistente sobre una serie de reclamaciones que Baldoví concretó ayer: la gratuidad total de la AP-7, las conexiones a esta autovía de varios municipios valencianos o la propuesta de un nuevo sistema de financiación autonómica dentro de los próximos ocho meses. Los contactos de la dirección socialista con PNV y Compromís no han cesado, tal y como sus respectivos representantes en el Congreso han confirmado.

Sin embargo, la dirección del grupo socialista ha confirmado conversaciones con más partidos, sin especificar cuáles. Fuentes parlamentarias conocedoras de las conversaciones señalan a Efe que con EH Bildu y JxCat no se han producido. Las interlocuciones con formaciones del ámbito nacionalista y regionalista han circulado en paralelo a la negociación con ERC, que se desarrolla aparte toda vez que ambos partidos han creado sendos equipos negociadores.

RELACIONADO: ERC rompe las negociaciones con el PSOE a la espera de una 'decisión' sobre Oriol Junqueras

Entre ellos tampoco han cesado las conversaciones, pero éstas, a diferencia de las que tienen lugar con otros partidos, avanzan a un ritmo condicionado por factores externos, en este caso la corroboración por parte de la Justicia europea de que Oriol Junqueras disfruta de inmunidad como parlamentario electo de la UE desde el mismo día de los comicios. Se trata de evitar el no de la formación catalana cuando se celebre la segunda votación de la investidura, y eso mismo intenta con grupos más pequeño: sacarles del no.

La dirección socialista cuenta con el rechazo del PP, Vox, Cs, UPN, la CUP y Foro Asturias, 155 votos en total, y no le extrañaría que se sumaran los ocho de JxCat. Por ello, el PSOE necesita asegurarse el sí y/o la abstención entre varias de estas fuerzas: PNV, ERC, EH Bildu, Más País, Compromís, Coalición Canaria, Nueva Canarias, BNG, Teruel Existe y PRC.