Proyecto Ferrolinera: ADIF quiere que cargues tu coche eléctrico con sus trenes

ADIF ha reactivado su Proyecto Ferrolinera porque pretende crear una extensa red de puntos de carga aprovechando sus estaciones y la energía de sus trenes

por Elena S. Bartolomé /


Son el futuro de la automoción, pero su asentamiento está siendo algo más lento de lo esperado. Los coches eléctricos tienen que luchar con varios hándicaps que, de momento, no les han convertido en vehículos accesibles para todos los conductores. Uno de estos inconvenientes pasa por la recarga de las baterías porque, de momento, en nuestro país no existe una red de cargadores amplia y numerosa. Consciente de ello, ADIF ha reactivado su 'Proyecto Ferrolinera' y con él pretende aprovechar la energía de los trenes para cargar coches eléctricos.

ferrolinera1

Las ferrolineras aprovechan las frenadas de los coches (ADIF).


Corría el año 2010 cuando ADIF puso en marcha su 'Proyecto Ferrolinera' instalando un punto de carga en la estación de trenes de Málaga. En ella se recogía la energía del frenado desde la catenaria para recargar los coches eléctricos con una carga lenta. En marzo de 2019 se repitió el proceso en Santander, pero esta ferrolinera todavía no está conectada a la catenaria para recibir energía.

Las frenadas de los trenes

Con este punto de inicio, ADIF ha reactivado su Proyecto Ferrolinera para aprovechar su red de estaciones y la energía de los trenes. El objetivo no es otro que crear una extensa red de puntos de carga para los coches eléctricos. ¿Cómo? Aprovechando la frenada de un tren. En esta maniobra se desprende una gran cantidad de energía, pero no se aprovecha totalmente. Una parte va para otros trenes y el resto se pierde en forma de calor en las resistencias que llevan los trenes en el techo. Por lo tanto, en la ferrolinera se aprovecharía esa parte sobrante para recargar coches eléctricos. El proceso sería el siguiente:

  • El convertidor electrónico de potencia conecta con la catenaria.
  • El sistema de almacenamiento optimiza los ciclos de carga.
  • Finalmente, el punto de recarga recibe la energía para ofrecer carga lenta y rápida en unos 30 minutos.

No habrá problemas de reservas de energía porque cuando no haya suficiente será la catenaria la encargada de proporcionarla. Además, la estación tendrá un respaldo alimentado por la propia estación y una planta de generación de energía eléctrica fotovoltaica que, junto a un gestor de control, detectará las características predeterminadas de cada coche para su recarga.

ferrolinera2

ADIF quiere aprovechar sus estaciones como puntos de carga (ADIF).


Más de 1.500 estaciones

ADIF ha sentado las bases de su Proyecto Ferrolinera en dos puntos. El primero de ellos es su red ferroviaria convencional y de alta velocidad con 13.853 kilómetros de vías que unen 1.568 estaciones. Y es que en una estación tipo se producen 180 frenadas al día, una maniobra que supone 25 kWh y con la que se puede recargar 100 coches eléctricos.

El segundo punto son los aparcamientos de las estaciones. Según los datos que maneja ADIF, mucha gente va en coche hasta allí y, después, coge el tren para llegar a su trabajo. El tiempo de estacionamiento suele ser largo porque coincide con la jornada laboral y, por lo tanto, están allí 8 horas como mínimo. De esta manera, los coches eléctricos pueden conectarse a una recarga lenta aunque también se ofrecerás cargas rápidas de media hora.