Navidad en Palacio: así es como la realeza popularizó la costumbre de decorar el árbol

La Reina Victoria de Inglaterra y el príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo, su marido, decoraban el abeto con dulces, figuritas de cera y pasas

por Cristina Barreiro, Universidad CEU-San Pablo /


Aunque la costumbre del árbol navideño es de origen alemán, fue el príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo, marido de la Reina Victoria de Inglaterra, quien lo popularizó entre la puritana sociedad británica de mediados de siglo XIX. Decorado con dulces, chocolates, figuritas de cera y pasas, el abeto se convirtió en el protagonista de los salones de Buckingham en los días felices de una de las parejas más afianzadas y sentimentalmente más exitosas en el trono británico.

La Reina Victoria y el príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo)

La Reina Victoria y el príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo, junto a sus hijos en torno al árbol de Navidad en un grabado de 1848 (Cordon Press)

Cuando la burguesía se consolidaba como clase social emergente en un mundo en el que la revolución industrial cambiaba las estructuras económicas de la mano del ferrocarril, la Reina Victoria quiso que su amado Alberto se sintiera "como en casa" y convirtió su residencia londinense, en un lugar entrañable para disfrutar con su numerosa familia en Navidad.

RELACIONADO: El amor de la Reina Victoria

El nacimiento, el abeto y la figura de Papa Noel, son las referencias navideñas más universales. Si la figura de la Virgen, San José y el niño en el pesebre, llegó a España gracias a la Reina Amalia de Sajonia al importar muchas de las costumbres que había adquirido en Nápoles durante sus años como Reina junto a Carlos III, el árbol de Navidad se hizo habitual entre la aristocracia primero, y después en la burguesía y clases populares, allá por el año 1840 cuando el príncipe Alberto llegó a Inglaterra para contraer matrimonio con la joven Reina Victoria.

Podemos decir que Victoria fue Reina casi por "casualidad". Era la nieta del ya demente y enfermo Jorge III, con quien los ingleses habían perdido sus colonias americanas. De niña se crió con la presencia férrea de su madre, la princesa alemana Victoria de Sajonia y ante la astuta vigilancia de Lord Melbourne, aunque ya joven, cuenta en sus diarios (ordenados y organizados años después por su hija menor, la Princesa Beatriz –madre de la Reina española Victoria Eugenia-) que: "después de cenar como cada año en el Palacio de Sandringham...nos dirigimos al salón de dibujo cerca del comedor...Ahí había dos grandes mesas sobre las cuales se encontraban dos árboles de Navidad decorados con luces y todo tipo de adornos. Los regalos estaban cuidadosamente decorados alrededor de los abetos".

RELACIONADO: De Nueva York a Río de Janeiro, pasando por París: los árboles de Navidad más bonitos del mundo

Victoria fue la última monarca de la dinastía Hannover. Todos sus biógrafos coinciden en afirmar que encontró en el matrimonio, temprano, una especie de liberación ante la férrea disciplina a la que era sometida en familia. Por ello, cuando los arreglos de su tío el Rey Leopoldo de los Belgas, la pusieron en cercanía con su primo Alberto, la reacción fue inmediata: ella misma le pediría matrimonio. La ceremonia se celebró en el Palacio de St James en 1840. Apuesto, culto, "encantador" -afirmó Victoria- y con ambición de mando, se convirtió en el compañero perfecto para esta Reina menuda (apenas llegaba al metro y medio de estatura) que ceñía la responsabilidad de un Imperio.

La Reina Victoria

La Reina Victoria, en sus últimos años de vida, reparte los regalos del árbol de Navidad a las mujeres e hijos de militares en el frente (Cordon Press)

Alberto quiso que sus hijos, nueve en los cerca de veinte años que duró el matrimonio, pudieran disfrutar de los gustos y aficiones que él había tenido en su juventud. De origen alemán, hizo suya la tradición aprendida de niño del abeto adornado en las dependencias palaciegas. Cuando periódicos como Illustrated London News y The Graphic describieron minuciosamente los árboles de Navidad de la Familia Real, burguesía y gente común, comenzaron a establecer la costumbre en sus hogares.


RELACIONADO: La reina Victoria es la soberana inglesa que más tiempo permaneció en el trono


Victoria y Alberto fueron una de las parejas más sólidas en el panorama regio. Pero unas fiebres tifoideas contraídas en una visita a su hijo Bertie, entonces Príncipe de Gales y futuro Eduardo VII, a Cambridge en 1861, terminaron con la vida de este Príncipe reformador, amante de la cultura y la ciencia, impulsor de la educación y abanderado de la abolición de la esclavitud. Pero sobre todo, al morir Alberto, la Reina se sumió en un duelo que duró el resto de su vida.

Desde entonces, y aunque se convirtiera en Emperatriz de la India y en la mujer que lideró el todopoderoso Imperio Británico, nunca abandonó el luto. Sin embargo, y según testimonio de sus hijas, las princesas Alicia y Elena, la ya apodada "abuela de Europa" no dejó de iluminar la Navidad con el árbol que su amado Alberto había instalado en Buckingham. La Navidad para ella era “la época más feliz del año”. Su reinado duró hasta 1901. Es el más longevo de la historia, solo superado por el de su tataranieta Isabel II. Por estas fechas, otro árbol de Navidad, alumbrará también la mesa de los Windsor en Sandringham.