Cómo saber los kilómetros reales de ese coche de segunda mano que quieres comprar

Si vas a comprarte un coche de segunda mano, pero no terminas de fiarte de los kilómetros que dicen que tiene… te enseñamos a detectar un posible engaño

por Elena S. Bartolomé /


¿Un coche de segunda mano con pocos kilómetros y un precio más que asequible? Esta combinación nos hace sospechar al instante porque las gangas existen, pero no son muy numerosas y están tan codiciadas que son bastante efímeras. Por lo tanto, pensar que hay algún truco es algo completamente lógico porque en el mundo de los coches de segunda mano, recortar kilómetros a los vehículos es algo tan frecuente como ilegal. Así que si has decidido comprar un coche usado, agudizamos tu olfato con unos cuantos trucos para descubrir si la distancia acumulada es real o no.

kilometros1

Maquillar los kilómetros en coches usados es ilegal (Gtres).


Agudiza el oído

Cuando decidimos comprar un coche de segunda mano y vamos a verlo antes de cerrar la operación, tenemos que estar alerta porque el vehículo puede enviarnos señales sobre su estado. Al probarlo, pon especial atención en estos tres puntos:

  • El recorrido del embrague.
  • Los frenos traseros: se cambian menos que los delanteros porque no se desgastan tanto; no en vano, suelen durar 100.000 kilómetros. Apunta esta cifra para compararla con los kilómetros que tiene el coche.
  • Motor: presta atención a su sonido.

Y siempre que sea posible, llévalo a tu taller de confianza antes de comprarlo. No hay nada como la opinión y el veredicto de un profesional.  

Agudiza también la vista

Además de prestar atención a los detalles sonoros, los visuales también nos darán pistas sobre los kilómetros que ha recorrido el coche. Observa el interior y repasa el estado de los elementos que más se pueden desgastar por el uso como, por ejemplo, los asientos (sobre todo el del conductor) y los botones de la consola central, de los elevalunas… Además presta atención a los pedales y al volante ya que, obviamente, son dos elementos clave a la hora de conducir y nos darán pistas clave.

Si quieres hilar más fino aún, puedes observar el cuadro de mandos. En los coches más antiguos hay que desmontarlo para poder manipular los kilómetros así que si hay alguna señal rara, sospecha.

kilometros2

Una de las opciones es acudir a una fuente de información oficial como la DGT (Gtres).


Revisa la documentación oficial con cautela

Pide toda la documentación del coche y revísala en profundidad. Igual que en los consejos anteriores, nunca está de más poner el foco en la Tarjeta de Inspección Técnica. La razón es simple: es la encargada de recoger todas las ITVs y, por lo tanto, en ella figuran los kilómetros que tenía el coche cuando se pasó la citada revisión. Comprueba que coinciden y que no han sido alterados. Y no aceptes ningún duplicado, sólo el original.

El libro de revisiones es otro documento que te ayudará a conocer el kilometraje real del coche. En él deben figurar las revisiones que ha pasado el vehículo (con el número de kilómetros incluido) y, además, te desvelará si los dueños anteriores cumplieron con los plazos de mantenimiento.

Consulta las fuentes de información oficiales

O lo que es lo mismo: la Dirección General de Tráfico (DGT). Allí podrás pedir el informe del vehículo de forma presencial o por internet si tienes certificado digital. Cuesta unos ocho euros y con él podremos saber si el coche tiene cargas, si tiene todas las ITV en orden y, por supuesto, el número de kilómetros que había recorrido en la última revisión oficial.

Conoce el kilometraje real

Si tienes la posibilidad, lleva el coche a un taller oficial de la marca en cuestión o a uno especializado en electrónica. Allí podrán conectarse al puerto OBD del vehículo para saber si la electrónica ha sido manipulada y para comprobar, incluso, el kilometraje real de ese coche.