El temor de Patricia Ramírez, la madre de Gabriel, ante la inminente salida de prisión de su acosador

El hombre, encarcelado por quebrantar órdenes de alejamiento sobre ella, sale este martes con un permiso de tres días

por Tu Otro Diario /


Patricia Ramírez, la madre de Gabriel Cruz, reconoce, en declaraciones al periódico ABC, sentir "miedo" ante la inminente salida de la cárcel, este martes, de su acosador, a quien han concedido un permiso de tres días por Navidad. Por este motivo, ha solicitado a la justicia una pulsera de control para el reo y se encuentra a la espera de que este mismo lunes respondan a su petición. El hombre cumple una condena de dos años por quebrantar de manera reincidente órdenes de alejamiento contra ella.

Patricia Ramírez

Imagen de archivo de Patricia Ramírez, durante una rueda de prensa (EFE/Archivo)

"Entiendo que tiene que tener permisos y que no tiene que estar en la cárcel, sino en tratamiento en un psiquiátrico", explica Ramírez a ABC, "pero yo, como víctima, tengo derecho a salir de mi casa asegurándome de que no me va a perseguir".

RELACIONADO: La madre de Gabriel pide explicaciones por el traslado de Ana Julia Quezada a la cárcel de Brieva

Se supo que Patricia Ramírez era víctima de acoso cuando desapareció su hijo, el pequeño Gabriel, en febrero de 2018, ya que en un primer momento se señaló a este hombre como posible responsable de la desaparición del niño. No se tardó en descartalo como sospechoso y la propia Patricia así lo hizo saber.

De cara al permiso penitenciario, se prohíbe al individuo salir de la provincia de Almería y se le impone la obligación de presentarse en comisaría y permanecer bajo la tutela de un familiar, medidas que para Patricia resultan insuficientes. De hecho, sus abogados le han recomendado que se marche a otra ciudad durante los días que el hombre estará en la calle.

Madre de Gabriel

Ramírez, tras conocer la sentencia de la asesina de su hijo (Captura de pantalla de La Sexta)

Aprovecha para denunciar que es víctima de violencia de género, aunque no sea reconocida como tal al no haber tenido ningún tipo de relación con él. "Viene a por mí como mujer, es una obsesión sexual", asegura. De ser reconocida como víctima de este tipo de violencia, sería informada de los permisos que se le conceden a su acosador -con la consecuente posibilidad de recurrirlos- y de su evolución psicológica, como ella misma explica, además de tener el teléfono directo de un agente de policía.

Mientras, Patricia Ramírez se encuentra a la espera de que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía decida acerca de la repetición o no del juicio contra Ana Julia Quezada por la muerte de su hijo después de que la defensa así lo solicitara al considerar que el jurado recibió instrucciones no parciales y que hubo "defectos en la construcción del objeto del veredicto que", junto a lo anterior, "vulneran el derecho a un juicio justo".