La Fiscalía pide archivar la causa por el crimen de la joven asturiana Sheila Barrero

Consideran que las nuevas diligencias practicadas para intentar esclarecer los hechos no permiten realizar una acusación formal contra el exnovio de la chica, asesinada el 25 de enero de 2004

por EFE /


La Fiscalía ha solicitado el sobreseimiento provisional de la causa que investiga el asesinato de Sheila Barrero, perpetrado en enero de 2004, al considerar que las nuevas diligencias practicadas para intentar esclarecer los hechos no permiten realizar una acusación formal contra su exnovio. En un informe en el que analiza los resultados de las nuevas diligencias realizadas de acuerdo a los nuevos avances tecnológicos, el Ministerio Público subraya que los restos de ADN encontrados en el cuerpo de la víctima no corresponden con el único investigado, del que tampoco se encontraron huellas en el interior del vehículo de la víctima.

sheila-facebook

Sheila Barrero fue asesinada de un tiro en la cabeza en 2004 (Sheila Barrero).

Tampoco ve concluyente la Fiscalía el hecho de que en la mano derecha del investigado, cazador aficionado, se encontrara una partícula idéntica a la del casquillo encontrado en el coche de la joven, ya que las muestras se tomaron entre 33 y 34 horas después del crimen y pudo deberse a una transferencia desde otra superficie.

RELACIONADO: Nuevas pruebas señalan a un posible culpable del crimen de la joven Sheila Barrero 15 años después

La Fiscalía entiende que las diligencias practicadas "no resultan suficientes para situar inequívocamente al investigado en el interior del vehículo en el momento del crimen ni, por lo tanto, para determinar la autoría material del homicidio o señalar a una persona concreta ya no como autor, sino tampoco como cómplice o encubridor".

madresheila4

Julia Fernández, la madre de Sheila, junto a un monumento erigido en el lugar en el que murió su hija, en la carretera que une Villablino y Degaña, en Asturias (Sheila Barrero)

Sheila Barrero, de 22 años, fue asesinada el 25 de enero de 2004 cuando regresaba a su domicilio en la localidad asturiana de Degaña tras finalizar su jornada como camarera en un pub de Villablino (León). Su cadáver fue descubierto por su hermano en el interior de su vehículo en el aparcamiento de un área recreativa en el Alto de la Collada, en la carretera que une Villablino y Degaña.