Donald Trump se convierte en el tercer presidente en la historia de EEUU sometido a un 'impeachment'

El mandatario ha calificado la iniciativa de 'suicidio' para los demócratas

por EFE /


La oposición demócrata en Estados Unidos aprobó este miércoles los cargos de abuso de poder y obstrucción al Congreso en contra del presidente, Donald Trump, convirtiéndolo así en el tercer mandatario en enfrentar un juicio político en la historia del país. Los demócratas han hablado de someter al mandatario a un 'impeachment' desde que el presidente llegó al poder hace tres años tras una polémica campaña en la que, según la inteligencia estadounidense, recibió el apoyo de Moscú.

Donald Trump

Donald Trump es el tercer presidente de EEUU en someerse a un 'impeachment' (Getty Images). 

Al principio del mandato, tenían sus esperanzas de "impeachment" puestas en la investigación que lideró durante dos años el fiscal especial Robert Mueller para buscar nexos entre el equipo de campaña de Trump y el Kremlin, pero esta terminó sin resultados concluyentes contra el mandatario.

RELACIONADO: ¿Puede el presidente ser destituido?

Pero cuando ya se habían resignado y veían los comicios de 2020 a la Presidencia como la única forma de sacar a Trump del poder, una filtración en septiembre desde el interior de la Casa Blanca sobre un controvertido favor que el mandatario pidió a Ucrania reactivó el proceso. Este miércoles, finalmente, sin un solo congresista republicano a favor, la Cámara de Representantes aprobó los cargos de abuso de poder (230 a favor, 197 en contra y una abstención) y el de obstrucción al Congreso (229 por el sí, 198 por el no y una abstención) en contra de Trump.

Nancy Pelosi

Nancy Pelosi durante la votación oficial del 'impeachment' de Donald Trump (EFE). 

Trump se convirtió así en el tercer presidente de la historia de EEUU en enfrentar un juicio político después de Andrew Johnson en 1868 y Bill Clinton en 1998, ambos absueltos. Richard Nixon en 1974 también enfrentó un proceso de destitución, pero renunció al cargo antes de que la Cámara de Representantes votara los artículos de 'impeachment' en su contra.

RELACIONADO: Todas las noticias sobre Donald Trump en 'Tu Otro Diario'

La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, aseguró que el de este miércoles fue "un gran día para la Constitución pero un día triste para el país", y agregó que el actuar del presidente no les dejó otra alternativa que "presentar artículos de juicio político". Con la aprobación de los cargos en la Cámara de Representantes, el siguiente paso es el juicio político que debe celebrarse en el Senado, en el que los representantes demócratas actuarán de fiscales, los senadores de jurado y el juez será el magistrado jefe del Tribunal Supremo, John Roberts. Trump, por su parte, enviará a sus abogados para que le defiendan.

Se espera que el juicio político arranque a principios de enero, pero la probabilidad de que Trump termine destituido es ínfima ya que, a diferencia de la Cámara Baja, los republicanos dominan el Senado con 53 legisladores frente a 47 y, además, las normas del "impeachment" requieren de una mayoría de dos tercios.

Mientras los congresistas votaban los cargos de abuso de poder y obstrucción al Congreso, Trump subía a una tarima en Battle Creek (Michigan) para pronunciar un discurso ante decenas de miles de simpatizantes.

trump3-efe

Donald Trump se encontraba en un mítin con simpatizantes cuando se votaba el 'impeachment' (EFE). 

"A través de sus acciones depravadas de hoy, los locos demócratas de Nancy Pelosi se han señalado con una marca eterna de vergüenza", afirmó el presidente, que dedicó gran parte de su mitin a criticar a la oposición y defenderse de las acusaciones.

RELACIONADO: Habla el primer testigo directo de la llamada con Ucrania e irrita a Donald Trump

Trump advirtió que "el Partido Republicano nunca ha estado tan afrentado pero unido como ahora" y avanzó que los senadores conservadoras "harán lo correcto" durante el juicio político. "Todo va a terminar pronto y con una gran victoria", añadió el presidente, al asegurar que el proceso que inició hoy supone "una marcha suicida para el Partido Demócrata".