La rápida intervención de un agente de Policía salva la vida a un niño en Lorca

El pequeño se había atragantado con un trozo de comida y la madre acudió a toda prisa a una comisaría para pedir ayuda

por Tu Otro Diario, Europa Press /


Una mujer entró angustiada, hace pocos días, en una comisaría de Policía Nacional de Lorca para pedir ayuda. Su hijo, de tan solo cuatro años, se estaba asfixiando y no sabía cómo socorrerlo. Un agente de la Policía Nacional salió corriendo a auxiliar al pequeño, que se encontraba en la calle, y comprobó que no respiraba. Decidió aplicarle, entonces, la maniobra de Heimlich, que consiste en rodear al individuo con sus brazos para apretarle en la boca del estómago.

Policía Nacional

Secuencia de imágenes captadas por cámaras de seguridad de cómo la madre avisa a la policía y el agente acude a auxiliar al niño (Policía Nacional)

Gracias a la rápida intervención del policía, el pequeño salvó su vida tras expulsar un trozo de comida que se le había quedado encajado. Posteriormente, tanto la madre como el niño fueron acompañados al interior de la comisaría, donde fueron asistidos por el resto de agentes.

RELACIONADO: Un policía fuera de servicio arriesga su vida por salvar a un padre y su hijo, que se estaban ahogando en Castellón

Desde que los agentes de Policía Nacional comienzan su formación como alumnos en la Escuela Nacional de Policía de Ávila, se inician en el aprendizaje de técnicas de primeros auxilios. Ante determinadas situaciones de emergencia, estos conocimientos pueden ser cruciales para asistir a las personas hasta la llegada de los servicios sanitarios incluso, su puesta en práctica, puede salvar vidas.

RELACIONADO: Más noticias de interés humano en 'Tu Otro Diario'

Asimismo, los agentes continúan recibiendo una formación continua a lo largo de su carrera profesional a través de cursos y jornadas de formación. Desde la práctica de una reanimación cardiopulmonar (RCP) hasta cómo resolver un atragantamiento o realizar una primera asistencia en caso de hemorragias, contusiones o quemaduras, pasando por la detección de un ictus, forman parte de la instrucción teórico-práctica de los agentes para poder prestar un mejor servicio a los ciudadanos.