Microsoft anuncia Xbox Series X, la gran rival de PlayStation 5 en 2020

La consola, con un arriesgado diseño similar al de un PC, llegará en las navidades de 2020

por Ismael Marinero /


Lo que hasta ahora conocíamos como Project Scarlett tiene nuevo nombre, diseño definitivo y los primeros detalles sobre su configuración y aspecto. En Los Ángeles, durante la gala The Game Awards que premia a los mejores juegos del año, Microsoft presentó el primer vídeo promocional de la XBox Series X y el tráiler de Senua’s Saga: Hellblade 2, uno de los títulos que acompañarán el lanzamiento de un dispositivo que promete cuadruplicar la potencia de la Xbox One X, hasta la fecha la consola más potente en el mercado, y hacer frente a la PlayStation 5 de Sony.

Xbox-Series-X

El sorprendente aspecto de la Xbox Series X, similar a una torre de PC (Microsoft)

En una entrada del blog oficial de la compañía, Phil Spencer presentó la Xbox Series X como "nuestra consola más rápida y potente de todos los tiempos" y afirmó que establecerá un nuevo estándar de rendimiento y velocidad. "Su diseño industrial nos permite ofrecer cuatro veces la potencia de procesamiento de la Xbox One X de la forma más silenciosa y eficiente, algo que es de vital importancia para ofrecer una experiencia de juego realmente inmersiva".

RELACIONADO: Xbox All Access, o cómo Microsoft pretende financiar el salto a la próxima generación de consolas

Lo más sorprendente ha sido, precisamente, un diseño que se aleja de la actual apariencia de las videoconsolas para parecerse a las torres de PC de sobremesa de toda la vida aunque, según Microsoft, podrá colocarse en posición vertical u horizontal. Mucha culpa del aspecto de la Xbox Series X la tiene la necesidad de refrigerar el procesador y todo el panel superior sirve de ventilación para el ordenador que se encuentra en su interior.

Las especificaciones de la máquina incluyen un procesador AMD Zen 2 personalizado, capaz de reproducir imágenes a una resolución de 4K y a 60 fps, con la posibilidad de velocidades de hasta 120 fps y soporte de resolución 8K para las secuencias cinemáticas. También contará con una unidad de disco SSD para permitir tiempos de carga más rápidos y el acceso a puntos intermedios sin apenas retardo. En el apartado gráfico, los juegos lucirán como nunca gracias a la aceleración por hardware de ray tracing en tiempo real, una tecnología que permite simular el efecto de la luz en objetos tridimensionales y que promete ser tan revolucionaria como en su día lo fue el paso de los polígonos planos a las 3D.

RELACIONADO: Más noticias sobre Videojuegos

Otro de los puntos fuertes en los que pretende apoyarse la Xbox Series X es en el juego online. Para ello han desarrollado un Modo de Baja Latencia Automática (ALLM) y ofrecen a los desarrolladores nuevas funciones como la Entrada de Latencia Dinámica (DLI), para que los juegos respondan de inmediato a las pulsaciones de los botones del mando. Precisamente, el controlador es otro de los aspectos en los que Microsoft pretende mejorar lo ya visto en anteriores consolas, con un diseño algo más pequeño, con mayor precisión, respuesta y efectos de vibración.

Uno de los aspectos más interesantes, del que a menudo se olvidan los desarrolladores, es la retrocompatibilidad con anteriores consolas. Quizá para recompensar a sus seguidores más fieles, los que han pasado por todas las iteraciones de la Xbox, desde Microsoft aseguran que los juegos antiguos se podrán jugar en su nueva máquina, cumpliendo así con una reiterada demanda de los jugadores.

Todavía queda por confirmar la fecha exacta de su lanzamiento, así como el precio, pero todo indica que en las próximas navidades se dirimirá el liderazgo de la nueva generación de consolas entre Sony y Microsoft.

Más noticias de: Videojuegos