'Mujeres en la Historia': Inés Muñoz, 'la primera y más antigua mujer principal' del Perú

Primera mujer española casada que pasó al Perú, pobladora de la Ciudad de los Reyes desde su fundación, defensora y protectora de los hijos mestizos de Francisco Pizarro... sorprende imaginar todo lo que vivió

por Daniel Arveras /


Regreso a las Indias, vuelvo a América y lo hago para contarles brevemente sobre una de aquellas mujeres pioneras en el Nuevo Mundo, una de las primeras que llegaron al Perú o, como la propia Real Audiencia de Lima afirmaba, “... la primera y más antigua mujer principal de este reino”. Cuando Francisco Pizarro vino a España para firmar las capitulaciones con la Corona en el verano de 1529, acuerdos que iban a impulsar la posterior conquista del Perú, el extremeño pasó por su Trujillo natal para enrolar a familiares, allegados y paisanos de la zona. Entre ellos, por supuesto, estaban sus hermanos, más estrictamente medio hermanos, Hernando, Gonzalo y Juan. Pero también fue a buscar a Francisco Martín de Alcántara, su hermano por parte de madre, y quien también se sumó a la empresa junto a su esposa Inés Muñoz.

lima_cordonpress

El Palacio Municipal de Lima, ubicado en el centro y cuya construcción comenzó en el siglo XVI (Cordon Press).

Presente pues desde los incios de la conquista del Perú, ella fue una de las primeras pobladoras de la Ciudad de los Reyes (Lima), fundada en 1535. Junto a su esposo gozaron de importantes encomiendas y su hogar era visitado con frecuencia por Francisco Pizarro, pues su cercanía y cariño con el citado matrimonio por parte del conquistador extremeño era notoria.

Uno de los hechos que más se recuerdan de esta mujer fue su arrojo y determinación al hacer frente al peligro y sepultar a su esposo y a Francisco Pizarro tras ser estos asesinados por Diego de Almagro “el mozo” y sus secuaces el 26 de junio de 1541. Pese a las dificultades y riesgo en aquellas jornadas criticas y sangrientas en Lima, Inés Muñoz se armó de valor, amortajó a ambos y, junto a unos pocos criados, encabezó el reducido cortejo por las calles de Lima para darles cristiana sepultura. Además, protegió y escondió a los pequeños hijos mestizos de Francisco Pizarro.

RELACIONADO: Margarita López de Morla y 'Frasquita Larrea' y sus tertulias

Como refleja una probanza de méritos de Franciso Martín de Alcántara, de Antonio de Ribera y de la propia Inés Muñoz, fechada en 1574 y disponible en el Archivo de Indias (PARES)... “La Doña Inés con sus criados llevó sus cuerpos en un repostero a la yglesia mayor desta ciudad y los sepultó. Y tuvo en su casa escondidos a los hijos que quedó del Marqués y que los tiranos buscaban para matarlos...”.

Viuda y sin hijos, heredó las encomiendas de su difunto esposo y, tiempo después, contrajo un segundo matrimonio con el capitán Antonio de Ribera, quien como se narra en el mismo documento antes mencionado fue “conquistador de Cartagena y Popayán, se halló en el descubrimiento de las provincias de la Canela...” y luchó contra el rebelde Gonzalo Pizarro y contra Hernández Girón en el Perú, siempre fiel a la Corona. Luego “fue por procurador general de este reino a los estados de Flandes donde VM estaba en la guerra con Francia y se halló en vuestro real servicio en la toma de San Quintín...”.

RELACIONADO: 'Fernán Caballero', escritora costumbrista del siglo XIX... y su fantasma

Viuda de nuevo años despúes y tras fallecer también el hijo que había tenido con Antonio de Ribera, doña Inés Muñoz decidió fundar el Monasterio de la Concepción en Lima junto a su nuera María de Chaves, destinando su fortuna a este fin en 1573 para retirarse del mundanal ruido, convirtiéndose en su abadesa. Quería con ello favorecer y ayudar a “muchas hijas de conquistadores pobres, que hay en esta ciudad gran suma dellas e padecen grandes riesgos e necesidades”.
En 1592, doña Inés todavía vivía y era la abadesa de dicho monasterio. Un documento del archivo de Indias (PARES) de aquel año nos deja constancia de algunas de sus moradoras. Si se fijan en sus apellidos, muchos les sonarán al ser hijas de conquistadores, pobladores y cargos publicos del Perú virreinal...

“María Enríquez, viuda de Antonio Venero (María de Jesús en religión), vicaria; Inés de Ribera, hija del comendador Antonio de Ribera, Francisca Pinelo, Leonor Pantoja, Isabel de Heredia, María de Peñalosa, Ana de Peñalosa, Ana de Rojas, Isabel Pinelo, María de Ampuero, Isabel Barba, Petronila de la Vega, Francisca Tello, Bernardina de Orihuela, Petronila de los Ríos, Bernardina Dávila, Catalina Rejas, Isabel de Tatz, Paula Portocarrero, Francisca de Lagos, Leonor de Vera, Beatriz de Oroya, María de San Miguel, Leonor Velázquez, Elvira de Jesús, Juana de Loaisa, Melchora de los Reyes, Floriana de León, Ursula de los Angeles, Catalina de San José e Isabel Ortiz”. 

Doña Inés Muñoz fue una mujer muy longeva -se dice que vivió hasta los 105 años-, tuvo una vida muy intensa e impresiona imaginar todo lo que vivió en primera persona: fue la primera mujer española casada que pasó al Perú; pobladora de la Ciudad de los Reyes desde su fundación en 1535; defensora y protectora de los hijos mestizos de Francisco Pizarro -Francisca Pizarro Yupanqui le debe mucho a ella y a su segundo esposo, Antonio de Ribera, quien cuidó y administró sus bienes durante varios años mientras ella ya residía en España-; trajo y plantó olivos y frutales desconocidos en aquellas latitudes; viuda en dos ocasiones; enterró también a su hijo; fundó uno de los monasterios más importantes del Perú y fue su abadesa muchos años. 

Tremenda y brava mujer, sin duda...

Daniel Arveras es periodista y escritor. Su último libro es “Conquistadores olvidados. Personajes y hechos de la epopeya de las Indias”.