Un año sin Laura Luelmo y pendientes del juicio

Aún no hay fecha para el proceso contra Bernardo Montoya, único acusado del crimen de la joven profesora que desapareció el 12 de diciembre de 2018

por Tu Otro Diario /


Doce meses después de la desaparición de Laura Luelmo en 'El Campillo', en Huelva, y el posterior hallazgo de su cuerpo sin vida en un bosque cercano días después, el caso sigue en fase de instrucción y Bernardo Montoya en prisión preventiva, en el centro de Morón de Frontera (Sevilla). Se encuentra en régimen de aislamiento. La juez que dirige la investigación, Elvira Mora, aún está pendiente de informes que debe recibir y puede ordenar la práctica de nuevas pruebas. 

Laura Luelmo

Laura Luelmo desapareció el 12 de diciembre de 2018 (Facebook).

Según revela el 'ABC de Sevilla', se espera la llegada de un informe del coche en el que Bernardo Montoya trasladó presuntamente a Laura Luelmo, así como el resultado de varias pruebas médicas practicadas a Montoya. Aunque éste confesó en un primer momento el crimen, posteriormente ha tratado de culpar a su exnovia, Josefa. Mientras tanto, su abogado intenta demostrar que no pudo agredir sexualmente a Laura porque padece una disfunción eréctil. 

RELACIONADO: El escalofriante testimonio de Josefa, la exnovia de Bernardo Montoya, acusado del crimen de Laura Luelmo

Laura Luelmo, una profesora de 26 años procedente de Zamora que acababa de llegar a El Campillo desapareció el 12 de diciembre de 2018. Su cuerpo sin vida se encontró el día 17 con signos de violencia en un paraje de los alrededores de la localidad. Un día después, Bernardo Montoya fue detenido como principal sospechoso.

Bernardo Montoya

Bernardo Montoya es conducido por dos agentes de Policía (Europa Press). 

Montoya llegó a confesar el crimen en un interrogatorio de la Guardia Civil en el que dijo que, tras pedirle ella una dirección, la mandó a un callejón sin salida en el que la abordó y le propinó un fuerte golpe en la cabeza para meterla en su malettero. Sin embargo, más adelante cambió su versión para culpar a su expareja, Josefa Carmina Garrido, de quien dijo que lo hizo por celos.

RELACIONADO: Toda la información sobre el terrible crimen de Laura Luelmo

El acusado ha pasado en prisión 20 de sus 50 años. Primero fue condenado a 17 años de prisión por la muerte violenta de una anciana. Había entrado a robar en su casa y al verse sorprendido, la apuñaló mortalmente. Cuando quedó libre por este crimen robó a una mujer y fue condenado a dos años y 10 meses de prisión por un delito de robo con violencia. En Cortegana, el pueblo de la sierra de Huelva donde reside la familia Montoya, contemplaban con preocupación el regreso tanto de Bernardo como de su hermano gemelo Luciano, quien también ha pasado años preso por delitos de sangre.