El FBI advierte: tu Smart TV puede estar espiándote

La agencia estadounidense ofrece cinco consejos para evitar los ciberataques contra los televisores inteligentes

por Ismael Marinero /


Si acabas de adquirir una Smart TV en el Black Friday o planeas comprarla como regalo de Navidad, el FBI tiene algo que decirte. Como todos los dispositivos conectados a Internet, las televisiones inteligentes tienen vulnerabilidades que pueden ser aprovechadas por los hackers, especialmente aquellos modelos que cuentan con cámara y micrófono. Como sucede con demasiada frecuencia, los fabricantes no dan prioridad a la seguridad y la privacidad de sus usuarios. Por eso, la oficina del FBI de Portland ha querido ofrecer una serie de consejos y advertencias para los usuarios de este tipo de dispositivos.

Smart-TV

Según afirma el FBI, algunos modelos de Smart TV son más vulnerables a ciberataques que otros (Gtres online).

"Más allá del riesgo de que el fabricante de tu televisión y desarrolladores de aplicaciones puedan estar escuchándote y viéndote, una Smart TV también puede ser una puerta de entrada para que los hackers se metan en tu casa”, señala el FBI en su página web. “Un mal actor cibernético puede no ser capaz de acceder directamente a tu ordenador, pero es posible que un televisor no seguro pueda darle una forma fácil de entrar por la puerta trasera a través de tu router".

RELACIONADO: Las mejores soluciones para convertir tu antigua televisión en una Smart TV

En el extremo inferior del espectro de riesgo ante una vulnerabilidad de este tipo, un atacante podría cambiar el canal de tu televisión a su antojo, jugar con el volumen o mostrar a tus hijos vídeos inapropiados. En el peor de los casos, podría encender la cámara y el micrófono del televisor para espiar lo que haces en privado.

Estas son las cinco recomendaciones básicas del FBI para los poseedores de uno de estos dispositivos:

-Saber exactamente qué características tiene tu televisión y cómo controlarlas. Haz una búsqueda básica en Internet con el código o número del modelo de tu Smart TV y las palabras "micrófono", "cámara" y "privacidad".

-No dependas de la configuración de seguridad predeterminada. Cambia las contraseñas por defecto y aprende a desactivar los micrófonos, la cámara y la recopilación de información personal si es posible. Si no puedes desactivarlas, considera si estás dispuesto a correr el riesgo de comprar ese modelo o usar ese servicio.

-Si no puedes desactivar la cámara, una simple pieza de cinta negra sobre el ojo de la cámara es una solución muy efectiva.

-Comprueba la capacidad del fabricante para actualizar el dispositivo con parches de seguridad sin tu consentimiento o sin detallar en qué consiste la actualización.

-Comprueba la política de privacidad del fabricante del televisor, qué datos recopilan, cómo los almacenan, qué hacen con ellos y con quién los comparten.

RELACIONADO: Siete consejos para sacarle más partido a tu Smart TV

Los ataques contra las Smart TV son poco habituales, pero no inexistentes. Debido a que cada televisor inteligente incluye software de su propio fabricante y está a merced de su programa de parches de seguridad, algunos modelos son más vulnerables que otros. Tampoco se libran los dispositivos que sirven para convertir televisiones antiguas en Smart TVs. A principios de este año, unos ciberdelincuentes demostraron que era posible hackear el Chromecast de Google para transmitir vídeos aleatorios a miles de víctimas.

Por mucho que la advertencia del FBI responda a temores genuinos, uno de los temas que debería causar mayor preocupación es la cantidad de datos de rastreo que las aplicaciones recopilan sobre los usuarios. A principios de este año, el Washington Post descubrió que algunos de los fabricantes más populares, como Samsung y LG, recopilan toneladas de información sobre lo que ven los usuarios, supuestamente para ayudar a los anunciantes a dirigir mejor los anuncios a sus espectadores y a sugerir qué ver a continuación, por ejemplo.