'Mujeres en la Historia': Margarita López de Morla y 'Frasquita Larrea' y sus tertulias

Dos mujeres que, con las reuniones de intelectuales y políticos en sus casas, alcanzaron un gran protagonismo en aquél Cádiz previo a su célebre Constitución

por Daniel Arveras /


Tal y como les avanzaba en mi anterior entrega al esbozar la trayectoria vital de Cecilia Böhl de Faber, “Fernán Caballero”, era muy necesario dedicarle unas líneas a su madre, doña Francisca Javiera Ruiz de Larrea y Aherán, más conocida como “Frasquita Larrea” (1775-1838). Lo que ocurre es que referime a “Frasquita Larrea” sin mencionar a doña Margarita López de Morla y Virués (1790-1850) sería injusto, ya que precisamente el protagonismo que alcanzaron ambas y sus célebres tertulias políticas, literarias y sociales en el Cádiz apasionante de 1808-1812, las hacen compartir espacio en la historia de España en aquellos tiempos de incertidumbres, resistencias, esperanzas, cambios de mentalidades y lucha patriótica contra el invasor francés.

Constitución Cádiz

Plaza de San Antonio en Cádiz el día de la promulgación de la Constitución de 1812. Óleo Anónimo (Museo Histórico de Cádiz / Gtresonline)

El antagonismo de sus tertulias, liberal y más abierta la de Margarita en contraposición a la de “Frasquita Larrea”, conservadora y tradicional, fue muy gráficamente reflejado por Benito Pérez Galdós en sus “Episodios Nacionales”, en el libro dedicado a Cádiz. El autor destaca las profundas diferencias de pensamiento entre ambas mujeres que son plasmadas en sus sus sedes de reunión y debate, tomando clarmente partido por la primera (doña Flor en la obra frente a la condesa de Rumblar). De ahí he extraido este pasaje que así lo refleja...

RELACIONADO: 'Fernán Caballero', escritora costumbrista del siglo XIX... y su fantasma

“Aquí, al menos, se respira chico. Vengo huyendo de las tertulias de mi casa, que más que tertulias son un cónclave de clérigos, frailucos y enemigos de la libertad. Allí no se va más que a hablar mal de los periodistas y de los que quieren Constitución. No se juega Gabriel, ni se baila, ni se refresca, ni se hablan más que sosadas y boberías...”

Por encima de las muy diferentes visiones y pensamientos sobre la actualidad y la vida que tenían Margarita y Francisca, un hecho incontestable destaca por encima de todos: dos mujeres protagonizaron un singular e importante “duelo” intelectual en el Cádiz de 1810 en España. Ambas, sin lugar a dudas, fueron adelantadas a su tiempo, un periodo en el que, por descontado, las mujeres no podian votar ni participaban activamente en los avatares politicos de su tiempo. Ellas, en sus casas y con sus tertulias, acogieron a los más destacados intelectuales, políticos, militares, nobles, burgueses y clérigos de aquellos años tan intensos y claves para nuestra historia. Allí se comentaban las noticias que llegaban, los rumores, las inquietudes, los avatares políticos y militares, el futuro incierto para Cádiz y España, las nuevas ideas que llegaban de Europa, etc.

RELACIONADO: Ana de Esquivel, una mujer olvidada por su esposo indiano

No es casualidad el papel que desempeñaron estas dos damas. Ambas tenían, al fin y al cabo, muchas cosas en común. Se habían educado en el extranjero (Inglaterra y Francia), dominaban varios idiomas y habían entrado en contacto con personalidades intelectuales muy destacadas, como Lord Byron o madame de Staël, entre otros. Con una gran cultura y formación, participaron activamente en la apasionante vida social y política del Cádiz amenazado y luego rodeado por los franceses, acogiendo en sus casas dos de las tertulias más frecuentadas y famosas de aquellos tiempos.

Constitución

Promulgación de la Constitución de 1812 en un azulejo de la Plaza de España de Sevilla (Gtresonline). 

Las dos también compartieron un rasgo más íntimo pero igualmente interesante. Casada Margarita con su primo Álvaro Virués de Segovia y Figueroa y Francisca con el escritor hispanófilo Juan Nicolás Böhl de Faber, vivieron dos matrimonios no muy bien avenidos y marcados por las separaciones frecuentes, lo que quizás influyó en que ellas fueran aún más independientes y cobraran mayor protagonismo al tomar con más fuerza si cabe las riendas de su destino, dejando aflorar con determinación sus inquietudes en todos los órdenes. 

RELACIONADO: Ana María de Soto, primera infante de Marina y 'soldado estanquera'

A “Frasquita Larrea” le ha restado mayor protagonismo y recuerdo su hija Cecilia, quien tuvo una más prolífica obra bajo el seudónimo de “Fernán Caballero”. Sin duda, de su madre heredó el romanticismo y costumbrismo que reflejan sus libros.

De doña Margarita López de Morla, quien parece que terminó sus días con graves problemas mentales, les dejo este recuerdo de cuando la conoció en su tertulia de Cádiz don Antonio Alcalá Galiano. Se puede consular en sus memorias, escritas entre 1847 y 1849, y publicadas por su hijo en 1886. Disponibles en www.cervantesvirtual.com

“Era instruida, de singular talento, no de buen parecer, aunque con hermosos ojos y gracia, en todo lo cual, aunque de lejos, se parecía a la famosa madame de Staël, con quien no le causaba disgusto ser comparada, siendo, además, de agradibilísima conversación y de excelentes prendas, entre las cuales sobresalía la de buena amiga... Iban allí muchas noches los principales corifeos del partido liberal, nombre con que empezaba a ser conocido el dominante en las Cortes. Uno de los concurrentes era el conde de Toreno...”

Margarita López de Morla y “Frasquita Larrea”, dos mujeres que alcanzaron un gran protagonismo en aquél Cádiz previo a su célebre Constitución, años en los que España trataba de avanzar, de mirar hacia adelante pese a las adversidades y construir su propio futuro. 

Daniel Arveras es periodista y escritor. Su último libro es “Conquistadores olvidados. Personajes y hechos de la epopeya de las Indias”.