Realme 5, una alternativa barata a los móviles de gama media

La marca china ha irrumpido con fuerza en España gracias a la excelente relación calidad-precio de sus terminales

por Ismael Marinero /


Se suelen utilizar tres categorías para catalogar los smartphones: gama baja, media y alta. Pero, desde que Xiaomi y Huawei empezaron a distribuir sus terminales fuera de China a precios asequibles, las fronteras entre las tres se han ido difuminando. La también china Realme, que forma parte del conglomerado BBK junto a OPPO, OnePlus y Vivo, sigue impulsando esa tendencia, más visible aún gracias a Realme 5, un smartphone por debajo de los 200 euros con características de gama media y vocación de superventas navideño.

realme-5

La parte trasera del Realme 5 tiene un acabado de plástico muy atractivo (Realme)

Lo más destacable, lo que diferencia el Realme 5 de otros terminales de coste similar, es la presencia de las cuatro cámaras traseras, que ya se han convertido en seña de identidad de la marca china. Su objetivo principal de 12 MP, el gran angular de 8 MP, el específico para retratos de 2 MP y el macro también de 2 MP le aportan una versatilidad considerable a la hora de hacer todo tipo de fotos, aunque con luces bajas los sensores no ofrecen resultados especialmente destacables. Los 13 MP de la cámara frontal permiten selfies con suficiente detalle como para lucirlos en tus redes sociales.

RELACIONADO: Los mejores móviles por menos de 200 euros

El diseño es otro de los puntos fuertes de Realme, y este terminal hace honores a ello con un acabado geométrico muy atractivo que lo relaciona con joyas como los diamantes. Evidentemente, los materiales son más básicos que los de móviles de gama media y alta, con un cuerpo de plástico lo suficientemente robusto como para aguantar golpes (aunque esto es relativo y siempre conviene hacerse con una funda protectora).

La gran pantalla de 6,5 pulgadas y su enorme batería hacen del Realme 5 un móvil voluminoso, en todos los sentidos. Es difícil de manejar con una sola mano y para algunos usuarios puede resultar demasiado pesado (cerca de los 200 g.), pero lo compensa con la vida útil de la batería de 5.000 mAh, que se acerca fácilmente a los tres días entre una carga y otra con un uso moderado. La autonomía es sin duda uno de los grandes aciertos del Realme 5, de esos que llevan a decidirse a los compradores entre un terminal y otro de similares características.

No todo son buenas noticias. Si bien es cierto que el tamaño de la pantalla es perfecto para disfrutar de vídeos y juegos, su resolución HD+ no es nada del otro mundo y por momentos se echa en falta nitidez y contraste. A pesar de sus ocho núcleos y su procesador Snapdragon 665, el teléfono tiene pequeños lags, "tirones" que pueden hacerse muy molestos cuando tienes varias aplicaciones abiertas o abres juegos que le exigen mucho trabajo al procesador.

RELACIONADO: Más noticias sobre Tecnología

Otra de las pegas es la presencia de un conector micro USB, en lugar del actual estándar USB C, además de un cargador que no supera los 10 W y, por lo tanto, tarda cerca de tres horas en cargar por completo la batería.

Pese a estos inconvenientes, el Realme 5 sigue siendo una gran opción para los que quieran disfrutar de un smartphone de aspecto juvenil, algunas prestaciones de gama media y a un precio muy ajustado. De hecho, en algunas tiendas online la versión de 3 GB de RAM y 32 GB de almacenamiento está disponible por 126 euros, una auténtica ganga tal y como está el mercado actualmente.