Se cumplen 30 años del terrible accidente de Fernando Martín, el primer español que llegó a la NBA

Perdió el control de su coche, que dio varias vueltas de campana, y no se pudo hacer nada por salvar su vida

por Tu Otro Diario /


El 3 de diciembre es una fecha marcada, una triste efeméride para el deporte español que, un día como hoy, perdía a Fernando Martín, un pívot mítico, fuera de lo común, y el primer español en jugar en la NBA, en Estados Unidos, y abrir así la puerta a los Gasol, Calderón o Rudy Fernández. Hoy se cumplen 30 años del trágico accidente de coche que le costó la vida en Madrid cuando se dirigía, precisamente, a jugar un partido. 

fernadomartin-efe

Fernando Martín fue el primer español en jugar en la NBA (EFE).

El desgraciado suceso tuvo lugar tras su regreso de Estados Unidos. Durante su año como jugador de los 'Portland Trail Blazers' apenas había jugado, se mantuvo la mayor parte del tiempo como suplente. Quizás por ello prefirió regresar a España, donde, desde sus inicios en el Estudintes, se había fraguado su éxito y ya era un mito. Enseguida fue fichado por el Real Madrid

RELACIONADO: Este mes de septiembre España conseguía su segundo campeonato del mundo de baloncesto

Aquel 3 de diciembre de 1989 había partido. Era domingo y su equipo se enfrentaba al CAI Zaragoza en el Palacio de los Deportes de Madrid. Tras almorzar con su familia, Fernando Martín cogió su coche, un lujoso Lancia Thema rojo con motor Ferrari y, tras incorporarse a la M-30, perdió el control. Al parecer, el exceso de velocidad y un volantazo para esquivar un charco fueron las causas más probables.  

 

El coche atravesó varios carriles y dio varias vueltas de campana. Aunque Fernando Martín fue inmediatamente trasladado al Hospital Ramón y Cajal, no se pudo hacer nada para salvar su vida. Tal fue la fuerza del impacto. Mientras tanto, en el vuestuario del Real Madrid, todo era caso, confusión y rumores. Hasta que se confirmó la peor de las noticias. Desde entonces todos sus compañeros y, con ellos, el deporte español, lloran su muerte. 

RELACIONADO: Más noticias de Deportes en 'Tu Otro Diario'

Este virtuoso pívot de más de dos metros que, en el momento de su muerte, tenía apenas 30 años, marcó un antes y un después en el baloncesto español. También rompió moldes en la prensa no deportiva. Fue de los primeros deportistas que trascendió de las pistas y que tuvo foco en su vida privada. Algo que siempre llevó muy mal. Sea como fuere, hoy son muchos quienes tratan de continuar su legado. Entre ellos, por supuesto, su hermano Antonio, actual presidente de la ACB y tal vez su mejor amigo. Así le definió en unas declaraciones de hace años: "Mezclaba el zarpazo de un oso y la caricia de un peluche". El mito de Fernando Martín sigue vivo 30 años después.