'Mujeres en la Historia': 'Fernán Caballero', escritora costumbrista del siglo XIX... y su fantasma

Cecilia Böhl de Faber fue una mujer adelantada a su tiempo que logró un notable éxito y popularidad

por Daniel Arveras /


Fernán Caballero es un pueblo de la provincia de Ciudad Real, con poco más de 1.000 habitantes y cuyo hecho histórico más reseñable tiene que ver con nuestra trágica y cainita Guerra Civil. En esta pequeña localidad fueron asesinados catorce religiosos claretianos sin piedad alguna en 1936, una de las muchas crueldades y sinrazones de aquellos tiempos. Debo confesarles que nunca he pasado por allí pero sí que estuve hace muy poco en El Puerto de Santa María, donde pateé con calma sus calles, plazas y rincones cargados de historia. En la plaza del Ave María, junto al colegio de los Jesuitas “San Luis Gonzaga” -donde estudiaron Rafael Alberti, Juan Ramón Jiménez y Pedro Muñoz Seca entre otros- y al archivo histórico muncipal, me topé con una escultura que representa a nuestra protagonista, una mujer del siglo XIX que decidió adoptar ese nombre de “Fernán Caballero” como apodo para firmar sus obras literarias. No me negarán que suena bien, noble, heroico, virtuoso... casi como un caballero andante en busca de aventuras y de deshacer entuertos. 

Busto en homenaje a Cecilia Böhl de Faber, Fernán Caballero

Busto en homenaje a Cecilia Böhl de Faber, Fernán Caballero, el El Puerto de Santa María (Cádiz) (Daniel Arveras)

Estamos hablando de Cecilia Böhl de Faber (1796-1877), nacida en Suiza pero con una marcada biografía española, pues aquí vivió la mayor parte de su vida, amó y recorrió nuestro país -sobre todo Andalucía- escribió sus novelas, tuvo éxito y luego cayó paulatinamente en el olvido.

Hija de Juan Nicolás Böhl de Faber, conocido hispanista alemán y de la también célebre Frasquita Larrea, la afición a las letras y la cultura sin duda le vinieron desde la cuna, viviendo una juventud cosmopolita en la que aprendió varios idiomas, tuvo acceso a una selecta biblioteca y formó parte de los círculos intelectuales y tertulias más importantes de su tiempo, entre ellas la que organizaba su propia madre.

ferna3

Firma orginal de Fernán Caballero recogida en el Archivo Histórico Nacional (AHN) (Daniel Arveras)

La razón de su estatua en El Puerto de Santa María es que aquí vivió unos cuantos años, algunos de los más prolíficos de su trayectoria literaria. De hecho, esta mujer recorrió buena parte de Andalucía -Cadiz, Jerez, San Lúcar, Sevilla, Chiclana, Dos hermanas,...- lugares donde pasó temporadas y se fue empapapando de su costumbrismo, romanceros y tradiciones, plasmándolo luego en la mayoría de sus obras. 

RELACIONADO: Ana de Esquivel, una mujer olvidada por su esposo indiano

Su novela publicada en formato de folletín por entregas en “El Heraldo de Madrid” fue una de sus más aclamadas. Me refiero a 'La Gaviota', novela costumbrista que ella escribió originariamente en francés y que luego fue traducida al español para su publicación en el citado diario conservador entre mayo y julio de 1849. En www.hemerotecadigital.bne.es se pueden consultar las sucesivas entregas de esta obra, que, como bien ella dejó plasmado en el prólogo, bebía de sus observaciones sobre la sociedad tradicional española...

fernan2

Su mayor éxito fue la novela por entregas 'La Gaviota' (Capura de pantalla de la Hemeroteca Nacional). 

“Y en verdad, no nos hemos propuesto componer una novela, sino dar una idea exacta, verdadera y general de España, y especialmente del estado actual de su sociedad, del modo de opinar de sus habitantes, hablándoles de sus aficiones. Escribimos un ensayo sobre la vida íntima del pueblo, sus creencias, sus palabras, sus ocurrencias. Trazamos retratos cuyos orígenes nos son conocidos... el objeto de una novela de costumbres debe ser ilustrar la opinión sobre lo que se trata de pintar, por medio de la verdad, y no extraviarla por medio de la imaginación”.

Conservadora, romántica, religiosa, tradicional, costumbrista,... son adjetivos que retratan a esta mujer que escribió bajo el apodo de “Fernán Caballero” y legó una para nada desdeñable obra en la que siempre reflejó esos ideales a través de sus personajes y situaciones. 

RELACIONADO: Beatriz Clara Coya, la princesa inca codiciada por todos

Últimamente se ha vuelto a hablar de ella aunque por otros motivos mucho más peregrinos, si me permiten la expresión. Si teclean en Google “Fernán Caballero fantasma”, por ejemplo, les saldrán unos cuantos resultados que tienen que ver con unas supuestas apariciones o paseos nocturnos que la insigne escritora fallecida en 1877 se da de cuando en cuando por la Facultad de Bellas Artes de Sevilla. 

RELACIONADO: María de Toledo, virreina de las Indias

En fin, creencias aparte en estos fenónemos paranormales, los restos de Cecilia Böhl de Faber, 'Fernán Caballero', fueron trasladados hace no muchos años al Panteón de Sevillanos Ilustres, ubicado en la cripta de la iglesia de La Anunciación, donde descansan junto a los de otros grandes de las artes y las letras como Gustavo Adolfo Bécquer, Valeriano Bécquer (hermano pintor del anterior), Benito Arias Montano, Amador de los Ríos, varios miembros del linaje de los Ponce de León e incluso un descendiente por vía materna de Moctezuma, Jerónimo Girón de Moctezuma y Ahumada, marqués de las Amarillas.

RELACIONADO: Todos los artículos de 'Mujeres en la Historia'

Por cierto, este lugar es anexo a la Falcultad de Bellas Artes, lugar por el que parece que deambula “Fernán Caballero” en algunas noches en las que su espíritu inquieto no permite que descanse en paz...

Su madre, doña Frasquita Larrea, bien merece un capítulo en esta sección de “Mujeres en la historia”, tarea que me encargo para un futuro próximo... Ambas, madre e hija, fueron adelantadas a su tiempo, codeándose con los círculos intelectuales de entonces, muy mayoritariamante masculinos, además de dejarnos obras literarias significativas...

Daniel Arveras es periodista y escritor. Su último libro es “Conquistadores olvidados. Personajes y hechos de la epopeya de las Indias”.