Una venganza planeada durante años, tras el asesinato del hijo del expresidente alemán Richard Von Weizsäcker

El doctor Fritz von Weizsäcker fue apuñalado durante una conferencia

por Tu Otro Diario /


Entre el estupor y la pena. Es el sentimiento general en la sociedad alemana tras el sorpresivo asesinato del conocido doctor Fritz von Weizsäcker, hijo del expresidente Richard von Weizsäcker, presidente de Alemania entre 1984 y 1994, fallecido en 2015. El médico fue apuñalado este martes en Berlín durante una conferencia por Gregor S., un hombre de 57 años que fue detenido en el acto y que, según ha declarado este este jueves, llevaba años planeando el crimen. Era su particular venganza.

Venganza alemania

El agresor fue detenido en el mismo momento de los hechos (Getty Images). 

Según cuentan los medios alemanes, el agresor padece una enfermedad mental aguda que, entre otras cosas, le hace estar obsesionado con la Guerra de Vietnam (1955-1975) y albergar un profundo odio por la familia Weizsäcker. Responsabilizaba a quien fuera el presidente alemán de las miles de muertes por envenenamiento provocadas por el 'Agente Naranaja' en el histórico conflicto. 

RELACIONADO: Un crimen múltiple trajo de cabeza a la Policía alemana el pasado mes de mayo

En aquella época Richard von Weizsäcker era gerente la empresa química Boehringer Ingelheim, que colaboró con la estadounidense Dow Chemical en la producción de esta armamento químico. No obstante, Weizsäcker siempre aseguró que no había sabido nada sobre su desarrollo. Su hijo, por supuesto, era entonces un niño. "En realidad hubiera querido matar al padre, pero como falleció, pensé que lo mejor era matar al hijo", ha dicho el autor del asesianto al juez.

Doctor Fritz von Weizsäcker

Fotografía del doctor Fritz von Weizsäcker distribuida por la Clínica Schlosspark.

El ataque tuvo lugar en público, durante una charla sobre el hígado graso, una materia en la que el doctor era experto. Al parecer, el agresor se sentó en la primera fila y estuvo un largo rato escuchando la exposición hasta que, repentinamente, se levantó para acuchillar al orador en el cuello. Uno de los presentes, que era Policía, trató de intervenir para evitar el trágico desenlace, pero no puedo salvar la vida de Weizsäcker. El agente se encuentra hospitalizado. Y el conjunto de la sociedad, conmocionada por la trágica historia.