Greta Thunberg y su doble de hace más de un siglo y que ha dado pie a una surrealista teoría

Se trata de una niña canadiense descubierta en una antigua fotografía con un extraordinario parecido con la joven activista

por Tu Otro Diario /


Greta Thunberg es noticia, en esta ocasión, por algo que nada tiene que ver con su lucha contra el cambio climático, sino con una sorprendente fotografía realizada en 1898 en el territorio de Yukon, en Canadá. La imagen muestra a dos niños y a una niña en un pozo y no tendría nada de particular si no fuera por el extraordinario parecido entre la chiquilla y Thunberg, que ha generado una surrealista teoría conspiratoria sobre la popular activista de 16 años.

Doble de Greta Thunberg

La imagen de 1898 con la 'doble' de Greta Thunberg frente a un retrato de la activista sueca (Universidad de Michigan/GTresonline)

Con unos rasgos prácticamente iguales e incluso con el mismo peinado (las trenzas que suele llevar Greta), no son pocos los usuarios de redes sociales que hablan de viajes en el tiempo que la joven sueca haría para salvar a la humanidad. Una fantasiosa explicación que la mayoría se toma a broma y argumenta con comentarios de lo más divertido.

RELACIONADO: Las duras palabras de Greta Thunberg a los líderes mundiales

Aunque siempre cree firmemente en este tipo de hipótesis, la cuestión es que el parecido es innegable, por lo que la fotografía se ha hecho rápidamente viral. Mientras, Thunberg viaja desde Estados Unidos a Madrid en catamarán para asistir (previo desembarco en Lisboa) a la Cumbre del Clima, que se celebrará entre el 2 y el 13 de diciembre.

 

Embarcó el pasado 13 de este mes en Virginia para realizar una travesía demasiado larga y complicada, pero con el claro objetivo de evitar subir a un avión por ser uno de los medios de transporte que más contaminan. El domingo tuvo que pasar por las Bermudas, a lo que han recurrido muchos tuiteros para bromear sobre sus entradas y salidas del túnel del tiempo.

 

La manera tan concienzuda en la que esta adolescente ha asimilado el problema del cambio climático y su lucha contra él pese a su juventud (y quizás también por el desconocimiento que supone para muchos el síndrome de Asperger que padece) la rodea a veces de un halo de misterio que se ha convertido en la excusa perfecta para las conjeturas más disparatadas.