Infantas españolas: Cristina de Borbón y Battemberg, la Reina del vermut

Convertida en la matriarca del imperio Cinzano, la conocida marca de aperitivo de bebida italiana, defenderá la discreción en su entorno familiar y la privacidad de sus cuatro hijas

por Cristina Barreiro, Universidad CEU - San Pablo /


Lleva el nombre de su abuela: la Regente María Cristina de Habsburgo. Nacida Infanta española, vivió los sinsabores de un exilio en el que se convirtió en la fiel acompañante de su padre, el Rey Alfonso XIII en los momentos de soledad. En Roma contrajo matrimonio con el acaudalado industrial Enrico Marone. Convertida en la matriarca del imperio Cinzano (la conocida marca de aperitivo de bebida italiana) defenderá la discreción en su entorno familiar y la privacidad de sus cuatro hijas. Buena jugadora de bridge y muy parecida físicamente a su madre, la Reina Victoria Eugenia, llevó una vida sencilla pero muy activa en asociaciones de carácter benéfico.

Retrato de la Infanta doña María Cristina de Borbón y Battemberg

Retrato de la Infanta doña María Cristina de Borbón y Battemberg (Wikimedia Commons / Philip de László)

Cristina de Borbón y Battemberg nació en el Palacio Real de Madrid en 1911. Era la cuarta de los hijos de Alfonso XIII y Victoria Eugenia, y venía al mundo en pleno periodo regeneracionista del liberal José Canalejas. El sistema político de la Restauración se resquebrajaba azuzado por los problemas en Marruecos y la inestabilidad, mientras que se abría un tiempo de reformas sociales en la idea de mejorar las condiciones de vida de la clase obrera.

La célebre 'Ley del candado' limitaba el establecimiento de nuevas órdenes religiosas en España para frenar el peso secular de la Iglesia en el país. Pero la violencia y los atentados parecían no tener fin. Cristina, Crista, pasó su infancia en la compañía de su hermana Beatriz, disfrutando de los veranos en Santander y San Sebastián y practicando deporte, al que fue también muy aficionada. Sencilla y de carácter afable, los retratos que se conservan nos la presentan como el vivo retrato de Victoria Eugenia, de rasgos típicamente británicos y con la misma distinción que había dado fama a la Reina en todas las cortes europeas. 

RELACIONADO: Beatriz de Borbón y Battemberg, la abuela del mediático Alessandro Lecquio

España, aunque neutral en la Primera Guerra Mundial, sufrió las consecuencias de un conflicto que elevó las tensiones sociales y la inflación y vio como la Monarquía se echaba en manos del General Primo de Rivera y su Dictadura. En esos años eran frecuentes las fotografías de la Infanta Cristina vistiendo el uniforme de enfermera de la Cruz Roja y acompañando a su madre en las tareas de representación institucional o de asistencia social en las que, las mujeres de la Familia Real, desempeñaban un papel principal. Pero la proclamación de la República el 14 de abril de 1931, después de unas elecciones municipales, terminaba con los Borbones en el exilio. Alfonso XIII salía de España desde Cartagena mientras que la Reina, con sus hijos, lo hacía en tren desde El Escorial.

Victoria eurgenia y María Cristina

María Cristina era el vivo retrato de su madre, Victoria Eugenia, que aparece en esta imagen cuidando de ella (Wikimedia Commons / Christian Franzen)

La familia se reencontró en Francia, pero los Reyes optaron por su separación definitiva. Las Infantas Cristina y Beatriz acompañaron a su padre a Italia una vez que decidieron fijar en Roma su residencia. Era el año 1931 y por entonces Víctor Manuel III vivía limitado por el autoritarismo de Benito Mussolini. Parece que Cristina de Borbón tuvo como pretendiente a Leopoldo de Bélgica, ya viudo de la Reina Astrid (había fallecido en accidente de tráfico), pero sería un acaudalado industrial turinés, dueño de la conocida marca se bebidas Cinzano, quien llevaría a la Infanta española al altar. La boda se celebró en junio de 1940 en la Basílica de San Camilo de Lelis en Roma. Fue un enlace discreto, por haber comenzado ya la Segunda Guerra Mundial, del que apenas dio una discreta reseña el diario madrileño ABC. Cristina renunciaba a sus derechos dinásticos, igual que había hecho su hermana Beatriz unos años atrás, mientras que el contrayente recibía de manos de la Reina Elena de Italia, el título de Conde de Marone.

RELACIONADO: Mercedes de Borbón y Orleans, taurina y bética

Cristina de Borbón atendió a su padre, el Rey Alfonso XIII en las horas finales, en el Gran Hotel de Roma. Era el año 1941 y la familia esperaba ya el fatal desenlace. Desde entonces, Cristina y Enrico Marone alternaron su residencia entre los palacios de Vincenso Vela, en Roma, su villa de Ginebra (cerca de su madre) y Turín. Tuvieron cuatro hijas que han mantenido una discreción ejemplar. Como Infanta española, participó activamente en asociaciones de lucha contra el cáncer o minusvalías y destacó por su sencillez. Heredó de su madre, la reina Victoria Eugenia, la tiara realizada por la casa Cartier en 1920 y que hoy ha vuelto a manos de la Familia Real española. Cristina de Borbón falleció en Madrid en 1996 a consecuencia de un infarto cuando estaba pasando unos días en casa de su cuñada, la Condesa de Barcelona, también Infanta Española y madre de Don Juan Carlos.