El no de ERC y Ciudadanos complica el camino del Gobierno de coalición

José Manuel Villegas, secretario general de Ciudadanos, declara que votarán no a la investidura y ofrece una fórmula alternativa a tres sobre un decálogo de reformas

por EFE /


Los socialistas han empezado la ronda de contactos para recabar los apoyos necesarios para la investidura de Pedro Sánchez, aunque el camino hacia el Gobierno de coalición con Podemos se complica ante el no de Esquerra Republicana Cataluña y Ciudadanos. El PSOE intentará en las próximas horas el acercamiento con ERC en una reunión de la portavoz socialista, Adriana Lastra, con el de Esquerra, Gabriel Rufián, en el Congreso. No obstante, desde este partido el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha dicho que Esquerra está instalada por ahora en el no a la investidura y ha advertido de que no piensan plantearse la abstención hasta que no se abra una mesa de negociación sobre Cataluña.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias

PSOE y Podemos firman un acuerdo de Gobierno en coalición(EFE).

Y en Ciudadanos, el secretario general en funciones, José Manuel Villegas, ha dejado claro que votarán no a la investidura y ha ofrecido una fórmula alternativa a tres (PSOE, PP y Cs) sobre un decálogo de reformas. Con estas dos negativas ha afrontado el PSOE el primer día de contactos para alcanzar apoyos a la investidura tras la firma ayer del preacuerdo para un Gobierno de coalición entre Pedro Sánchez y el líder de Podemos, Pablo Iglesias. Contactos que irán paralelos a las negociaciones que continuarán entre socialistas y Podemos y que tienen que derivar en un Ejecutivo de ambos partidos.

La formación quiere que, además de Pablo Iglesias como vicepresidente de Asuntos Sociales, sean ministros la número dos de Podemos, Irene Montero, y la diputada gallega Yolanda Díaz. Así lo han apuntado a EFE fuentes de Podemos que recuerdan que el mínimo de representación de su partido se ha fijado, no obstante, en cuatro puestos, como constaba en la última oferta que el PSOE hizo en la negociación anterior. La coalición morada renuncia, como hizo entonces, a ocupar los ministerios de Estado y buscará reclamar competencias sociales, con lo que se alejaría la posibilidad de que el exJemad Julio Rodríguez se convierta en ministro de Defensa.

RELACIONADO: El sueldo que cobrarán los diputados del Congreso elegidos tras las elecciones

Podemos apunta también su aspiración de incluir a algunos de sus cargos en ministerios dirigidos por el PSOE y ponen como ejemplo que el ecologista Juantxo López de Uralde, exlíder de Equo, ocupe una Secretaría de Estado. La cuestión de cómo se integrarán las confluencias en ese gobierno está aún por ver y, según afirman en Podemos, en la negociación para bajar al detalle el acuerdo que Pablo Iglesias y  Pedro Sánchez rubricaron habrá representantes de En Comú Podem, IU y Galicia en Común. Los socialistas, por su parte, quieren que el próximo Gobierno cuente con tres vicepresidencias, según explican a EFE fuentes del partido: la de Pablo Iglesias y otras dos que ocuparían Nadia Calviño para dirigir el área económica, como prometió Pedro Sánchez durante la campaña, y Carmen Calvo para Igualdad.

RELACIONADO: 10N: El PSOE gana pero pierde tres escaños, el PP crece, Vox se dispara, y Cs se hunde

En esta primera jornada de contactos con otras formaciones, y a pesar de la respuesta de ERC y Ciudadanos, no todo han sido noes. La portavoz socialista, Adriana Lastra, ha encontrado así la buena acogida del líder de Más País, Íñigo Errejón, quien, según fuentes de la formación, ha encontrado muchas coincidencias con los socialistas, pero espera seguir negociando. Como lo espera el diputado electo de Compromís, Joan Baldoví, que asegura haber detectado "muy buena disposición" en el PSOE para llegar "pronto" a un acuerdo de legislatura, aunque también quiere negociar y no solo "dos horas" de conversaciones.

Adriana Lastra también se ha reunido con el portavoz del PNV, Aitor Esteban, aunque, de acuerdo a fuentes de esta formación, no ha sido una reunión de negociación para la investidura sino un encuentro para hablar de cuestiones técnicas del Congreso, que ya tenían previsto desde el lunes. El PNV, precisamente, ha perdido  un diputado por Vizcaya tras el recuento del voto exterior y se queda finalmente con seis representantes en la Cámara Baja, los mismos que en la anterior legislatura. De esta forma, si los socialistas contaban con los votos del PNV para la investidura, ahora deben hacer los cálculos con un escaño menos de los que pensaban inicialmente. El escaño que ha perdido el PNV lo ha ganado el PP, que vuelve así a tener representación del País Vasco en el Congreso.