Los hoteleros mejoran sus expectativas para el final de año tras atenuarse el efecto por la quiebra de Thomas Cook

Cataluña sigue siendo la comunidad autónoma que más turistas internacionales recibe pese a la tensión surgida a raíz de la sentencia del procés

por EFE /


Los hoteleros esperan que el turismo tenga una temporada invernal estable respecto a la anterior y que 2019 cierre con cifras ligeramente por debajo de 2018 o similares, después de que se haya logrado amortiguar el efecto de la quiebra del turoperador británico Thomas Cook, que amenazaba en la recta final del año. Según el presidente de la patronal hotelero Cehat, Juan Molas, la previsión para la temporada de invierno es mejor hoy que hace algo más un mes, cuando quebró Thomas Cook, porque turoperadores como TUI o Jet2 han reaccionado rápidamente y están cubriendo gran parte de las plazas dejadas por el grupo británico.

turismo_efe

Para 2020 se observa una ralentización en el crecimiento del turismo por el efecto de la economía europea (EFE)

"Se ha parado bien el golpe de Thomas Cook", lo que ha permitido, junto con la noticia de un nuevo aplazamiento del "brexit", mantener la demanda, ha añadido Molas en una rueda de prensa. Además, la mayoría de hoteles afectados ha podido cobrar parte de la deuda que tenían con Thomas Cook gracias a los seguros contratados por muchos de sus clientes.

RELACIONADO: El Cabildo de Tenerife dará por superada la crisis de Thomas Cook en 2020

Cehat prevé que en Canarias, la comunidad autónoma más afectada por el desplome del operador británico, el sector turístico pueda recuperar la normalidad en los próximos meses. "Venimos de unos años muy buenos, por lo que conseguir los mismos resultados no es fácil" en una temporada de invierno que estará marcada por la desaceleración económica en los principales mercados europeos, ha afirmado.

De hecho, para 2020 se observa una ralentización en el crecimiento del turismo por el efecto de la economía europea, básicamente Alemania, cuyas compras se encuentran un 9 % por debajo de 2018 y, en general, las ventas de los turoperadores para la próxima temporada de verano "van muy lentas en comparación con los años anteriores", ha indicado Molas.

Los hoteleros esperan que el tiempo ayude este año a lograr una buena temporada de esquí, que se iniciará el último fin de semana de noviembre, y que la celebración de la cumbre del clima en Madrid en diciembre impulse la ocupación hotelera en la capital. En cambio, se muestran "preocupados" por la situación de Cataluña ya que no ven una solución a corto plazo, "donde las partes se sienten a negociar y busquen las soluciones adecuadas".

No obstante, pese a la tensión surgida a raíz de la sentencia del procés, Cataluña sigue siendo la comunidad autónoma que más turistas internacionales recibe, ya que la marca Barcelona es "tan potente" que de momento ha aguantado "mucho mejor" de lo que se podía prever "cuando se han visto ciertas imágenes en los países extranjeros", ha explicado. Según Molas, los días que hay problemas de orden público, se paralizan las reservas, para volverse a activar cunado la situación se clama, pero el impacto puede ser mayor en el turismo de congresos y convenciones, segmento en el que Barcelona tiene una gran capacidad de atracción, porque se organizan con una gran antelación.

esquiBAQUEIRA-EP

Los hoteleros esperan que el tiempo ayude este año a lograr una buena temporada de esquí, que se iniciará el último fin de semana de noviembre (EFE)

La tensión en Cataluña ha afectado, asimismo, a los viajes del Imserso y en noviembre se ha quedado sin cubrir el 40 % de las plazas asignadas a esta región, aunque otros destinos también han sufrido pérdidas significativas como Benidorm, del 12 % (52.000 pernoctaciones); Costa del Sol, del 14 %, o Cádiz, del 15 %, ha detallado.

RELACIONADO: Los hoteles aumentan su rentabilidad en 2019, excepto en Canarias y Baleares

No obstante, se está traspasando la oferta vacante a otros destinos para no perder la dotación presupuestaria que sirve para subvencionar los viajes, ha explicado Molas, para quien más allá de la situación política en Cataluña el programa del Imserso ha sufrido retrasos y problemas de organización.

Molas se ha mostrado convencido de que, tras este regular inicio de esta nueva temporada de los viajes para los mayores, "hay buenas perspectivas para Navidad y los meses de febrero, marzo y abril". Por otro lado, Molas ha manifestado "sensación de inquietud" ante la formación del nuevo Gobierno y ha reclamado que contemple el turismo como una política de Estado "por encima de posibles enfrentamientos o ideologías políticas". Asimismo, ha pedido al nuevo Ejecutivo que ponga al frente de Turismo a "una persona suficientemente capacitada" para acometer todas las medidas necesarias y "el máximo debate y participación con el sector privado".