La madre de Diana Quer recuerda a su hija entre lágrimas e intenta encararse con 'El Chicle'

Asegura que desde el principio supo que 'algo malo había pasado'

por Europa Press /


Visiblemente afectada y entre lágrimas, Diana López-Pinel ha recordado este martes a su hija Diana Quer y el día de su desaparición, en el que se alarmó al no encontrarla en su casa por la mañana. "A las ocho y media yo ya sabía que algo malo había pasado", ha destacado. Durante su declaración, López-Pinel ha mirado en varias ocasiones al Chicle, que ha seguido la intervención con la cabeza baja e inexpresivo. 

Diana López

La madre de Diana Quer, Diana López Pinel, entre lágrimas durante el juico a 'El Chicle' (Gtresonline). 

La madre de Diana Quer, ha llegado a interpelar al acusado a la hora de indicar que su hija era "muy frágil". "Eso lo sabrá el asesino, ¿verdad, chiquilín?", ha soltado. Tras la finalización de la sesión, y cuando abandonaba la sala, ha tratado de acercarse al autor confeso de la muerte de su hija, una interacción que han impedido varias personas presentes.

RELACIONADO: Primeras palabras de 'El Chicle' en el juicio por el crimen de Diana Quer

Entre lágrimas, Diana López-Pinel ha contado que su hija era "una niña bondadosa" y "un ángel", que se comportaba de una forma "prudente" y era "muy miedosa". Aunque "iba al gimnasio", ha dicho que "era muy frágil". La noche de su desaparición, ha recordado, bajó de su habitación "toda vestida de blanco", aunque posteriormente se cambió de ropa, por lo que no ha podido precisar si llevaba unos pantalones rosa, aunque sí ha afirmado que eran cortos. Aunque portaba un bolso, "no llevaba DNI ni cartera", que fue localizada en su domicilio.

Loading the player...

La desaparición y asesinato de Diana, ha explicado, la llevó a ella y a su hija Valeria a la "depresión" y a varios ingresos. "No me morí de milagro, de pena", ha subrayado. "No deseo a nadie que pase por el dolor que hemos tenido que pasar nosotros, ni al peor del mundo", ha dicho la madre de la víctima, que ha explicado que lo sucedido es "la peor situación que se le puede presentar a una madre".

Por su parte, Juan Carlos Quer, calificaba a su hija Diana durante su declaración en el juicio "Como si fuera un cervatillo indefenso frente a este individuo". La describría como una mujer "muy delgada" y "absolutamente vulnerable", que "arrastraba un retraso psicomotriz a causa de su nacimiento prematuro". "No hacía deporte, no era una persona atlética, era absolutamente vulnerable". 

RELACIONADO: Juan Carlos Quer, en el día en que comienza el juicio a 'El Chicle': 'Hoy se sienta en el banquillo el mal'

Sobre los efectos de este crimen, al igual que su ex-mujer, Juan Carlos Quer ha incidido en el "efecto demoledor" del "impacto de la desaparición durante 500 días de un ser querido". "Dejas de trabajar, dejas de vivir, vegetas, te asaltan todos los temores", ha dicho el padre de Diana, que ha llamado la atención especialmente sobre la situación de su otra hija, Valeria, que tenía 16 años cuando desapareció su hermana.

"Los efectos en ella han sido demoledores, devastadores", ha explicado Juan Carlos Quer, que puso a su hija en atención psicológica tras los hechos. "En una ocasión, el dolor emocional era tan brutal, que cogió un mechero y se hizo 15 quemaduras en el brazo", ha narrado. Además, el padre de Diana ha explicado que su hermana tuvo que estar ingresada por esta cuestión. "Mi hija ha muerto de la peor manera que se puede imaginar y nosotros vivimos en vida el mayor dolor que uno puede sufrir", ha sentenciado.