Xbox All Access, o cómo Microsoft pretende financiar el salto a la próxima generación de consolas

Microsoft ofrece una pagar a plazos una Xbox One y financiar el cambio a Project Scarlett cuando esté disponible

por Ismael Marinero /


La nueva generación de consolas ya asoma la pata por debajo de la puerta y Sony y Microsoft toman posiciones antes de la llegada de Google Stadia, que promete plantar cara a la PS5 y Project Scarlett, los próximos buques insignia de ambas compañías. En el caso de Sony, potenciando el servicio PlayStation Now, que permite descargar y jugar en streaming a más de 700 juegos, y en el de Microsoft rescatando la promoción Xbox All Access, una oferta que mezcla la suscripción a su servicio Game Pass con el pago a plazos de la Xbox One y su futuro cambio por Project Scarlett.

Xbox All Access

La promoción incluye consola, mando y suscripción a Xbox Game Pass y Gold (Microsoft).

Y es que todo parece indicar que el futuro de los videojuegos pasa por las suscripciones, como demuestra la puesta en marcha de servicios como Apple Arcade o el propio concepto detrás de Google Stadia y otras plataformas de juegos por streaming como NVidia GeForce Now. "¿Por qué desligar las suscripciones de las consolas físicas?", parecen preguntarse desde Microsoft. Por eso recurren a Xbox All Access, que ofrece a los usuarios diferentes opciones de conseguir la nueva consola tan pronto como salga a la venta (en diciembre de 2020) junto con el juego Halo Infinite gracias a una financiación de 24 meses.

Todos los paquetes que ha diseñado Microsoft contienen la consola, un mando, 24 meses de Xbox Game Pass Ultimate y Xbox Live Gold, lo que permite poder jugar online y acceder a una tarifa plana de 100 juegos en consola y PC en permanente renovación. La oferta, por tiempo limitado y de momento sólo disponible en Estados Unidos y Reino Unido, propone a los usuarios dividir el coste de la consola y las suscripciones en pagos mensuales de entre 19,99 y 22,99, dependiendo de si el dispositivo es la Xbox One S All Digital (sin lector de discos) o la Xbox One S. Como novedad, Microsoft también permitirá adquirir una Xbox One X (la versión más potente y avanzada de la actual Xbox One), por 30,99 dólares al mes.

RELACIONADO: Microsoft eclipsa el E3 con el anuncio de su nueva consola, Project Scarlett

La promoción, que supone un ahorro considerable para el usuario y la posibilidad de disfrutar de Project Scarlett sin hacer un gran desembolso de partida, es una potente estrategia de márketing para intentar atraer a un público que en esta generación se ha decantado claramente por la PS4. La videoconsola de Sony acaba de batir el récord de la primera PlayStation y de la Wii, situándose como la segunda consola (portátiles aparte) más exitosa, con 102,5 millones de unidades vendidas, sólo por detrás de los inalcanzables 155 millones de la PS2.

Por su parte, la Xbox One solo había conseguido vender 41 millones de unidades a finales de 2018. En los últimos meses, con juegos exclusivos como Gears 5 y la oferta de Xbox Pass Ultimate por 1 euro al mes, ha conseguido recortar distancias con su principal rival y con la Nintendo Switch, que tiene unas cifras de ventas similares, pero con Xbox All Access pretende acercarse aún más y facilitar el salto a la nueva generación de consolas.