Prisión permanente para un acusado de matar a puñaladas a su pareja y su hijo

La resolución explica que 'el acusado ocasionó la muerte de Raquel por el hecho de ser mujer y por no aceptar de ella reproches por su comportamiento'

por EFE /


La Audiencia de Madrid ha condenado a prisión permanente revisable a un ciudadano marroquí por matar a su pareja y al hijo de ésta, naturales de Eibar (Guipúzcoa), de 30 y 16 puñaladas respectivamente, en el domicilio en el que convivían en la localidad madrileña de Alcobendas el 2 de mayo de 2017. En una sentencia el tribunal impone dicha pena a Mounir A. por el asesinato del hijo, Malik Markel L.A., además de otra de 25 años de prisión por el de la mujer, Raquel L.A., en el segundo caso con la circunstancia agravante de cometerlo por razones de género y en ambos con la de parentesco.

SI SUFRES MALOS TRATOS O CONOCES A ALGUIEN EN ESTA SITUACIÓN, LLAMA AL 016

Audiencia Nacional

La Audiencia de Madrid condena a prisión permanente revisable a un ciudadano marroquí por matar a su pareja y al hijo de ésta(EFE).

La resolución, dictada tras el veredicto de culpabilidad del jurado, explica que "el acusado ocasionó la muerte de Raquel atendiendo al hecho de ser mujer y al no aceptar de ella los reproches por su comportamiento". Al respecto fundamenta que el jurado se ha basado para ello en la declaración de acusado y conversaciones que mantuvo con sus familiares y la localización de parte de las heridas, concretamente las de la cara". El jurado consideró que "la conducta del acusado refleja una no aceptación de la igualdad de Raquel respecto al mismo para regular su situación de pareja y así dice que la pegaba porque se reía de él o no aceptaba que Raquel pudiera decidir romper la convivencia, con lo que ello implicaría de perjuicio en el plano administrativo".

RELACIONADO: Aumentan a 50 las mujeres asesinadas por violencia de género en 2019

Mounir A. también es condenado a indemnizar a cada uno de los otros dos hijos de Raquel L. en 180.000 euros y a los padres de la mujer en 120.000 a cada uno. La Audiencia Provincial declara probado que Mounir A., de 38 años, en situación irregular en España y con antecedentes penales. Mantuvo una relación sentimental con Raquel L.A. que se inició cuando ambos se encontraban internos en un centro penitenciario en 2005. Añade que la misma se mantuvo a lo largo de tiempo salvo en el periodo en el que el condenado fue expulsado a Marruecos. Mounir A.

regresó a España en marzo de 2017 y reanudó la convivencia con Raquel L.A. junto con el hijo que ésta tenía de una relación anterior, Malik Markel L.A., cuyo padre había fallecido. La Audiencia agrega que entre las ocho y veinte y las diez menos diez de la mañana del 2 de mayo de 2017 "Mounir, con ánimo de acabar con la vida de Raquel y portando un cuchillo en la mano, accedió al cuarto de baño donde se encontraba la mujer y de forma sorpresiva le asestó treinta puñaladas por todo el cuerpo".

RELACIONADO: Un hombre mata a su mujer en Barcelona y se entrega a la policía

Relata que al percatarse el acusado de la presencia en la casas de Malik Markel "le atacó por la espalda, le asestó dieciséis puñaladas en diversas partes del cuerpo y le colocó un fular alrededor del cuello para acelerar y asegurar su muerte". La sentencia indica que el acusado llamó desde el teléfono de Raquel a su madre y a otros familiares y profirió expresiones como "la voy a matar", "la voy a matar y me voy a matar" y "pasó lo que pasó". Luego abandonó el domicilio tras lavarse y cambiarse de ropa se dirigió a la estación de Chamartín en Madrid desde donde se trasladó en tren a Irún (Guipúzcoa) y posteriormente a Francia.

Como los familiares de Mounir a los que éste había llamado no consiguieron contactar con Raquel avisaron poco antes de las once de la mañana del día de los hechos al servicio de emergencias 112. Mounir A, fue detenido el día 30 de ese mismo mes en el parque Agustín Rodríguez Sahagún de Madrid. Se trata de la duodécima condena a prisión permanente revisable que se dicta en España tras la introducción de esta medida en el Código Penal en el año 2015. De ellas, once han sido impuestas a hombres y la otra, la penúltima, a una mujer, Ana Julia Quezada, por el asesinato del niño Gabriel Cruz.