Los seis niños heridos en el brutal ataque contra la familia LeBarón, en México, están fuera de peligro

En el terrible suceso fallecieron nueve personas, tres madres y seis de sus hijos, de edades comprendidas entre ocho meses y 12 años

por Tu otro diario /


Tuvieron mejor suerte que sus familiares, pero a su corta edad deberán enfrentarse al duro trauma de seguir adelante tras haber sobrevivido un suceso tan terrible. Los seis niños que resultaron heridos en el ataque contra la familia LeBarón en México, en el que murieron nueve miembros del clan, están estables. Uno ya ha sido dado de alta, dos niñas más lo serán en las próximas horas, mientras que otros tres permanecerán hospitalizados en Tucson (Arizona, Estados Unidos), ya que requieren ser sometidos a intervenciones quirúrgicas, según el diario mexicano 'El Universal'.

Familia LeBarón

Esta es una de las familias diezmadas en el brutal ataque (Redes sociales).

Tres madres y seis hijos de la familia LeBarón fallecieron en la emboscada, en el municipio de Bavispe, en el estado de Sonora. Viajaban en un convoy de tres vehículos cuando fueron atacados por un grupo armado vinculado al narcotráfico, concretamente al Nuevo Cártel de Juárez, que los confundió con miembros del Cártel de Sinaloa, rival en la disputa por el tráfico de estupefacientes en esta zona fronteriza con Estados Unidos, según la prensa local mexicana. Una niña logró escapar, otro menor salió ileso y otros seis sufrieron heridas de diversa consideración.

RELACIONADO: La masacre ha causado conmoción en México

Los asesinados forman parte de la comunidad mormona establecida por la familia LeBarón en el norte de México, muy cerca de la frontera estadounidense, en 1924. Este clan ha destacado también por su activismo en contra de las bandas del crimen organizado en la zona y ha sufrido la violencia y el secuestro de algunos de sus miembros en el pasado. Por eso se especuló inicialmente con que podría tratarse de un ajuste de cuentas contra ellos, presas fáciles además porque no tenían medidas de protección.

RELACIONADO: Se habló de represalias por su activismo contra las mafias, pero se confirma que fue mala suerte

Sin embargo, las últimas informaciones parecen confirmar que, efectivamente, la mala suerte quiso que sus asesinos les confundieran con miembros de un cártel rival. No tuvieron piedad. En la escena del crimen se hallaron más de 200 casquillos de munición de distinto calibre y uno de los vehículos quedó completamente calcinado, lo que da una idea de la violencia extrema con la que fueron atacados.

Coche calcinado LeBarón

Estado en el que quedó uno de los vehículos del convoy (EFE).

La brutal matanza de esta familia refleja la ola de crímenes en la que está inmersa el país, pues según cifras oficiales hubo 25.890 asesinatos entre enero y septiembre, un 2,4 % más que en igual fechas del año anterior. De continuar así, México cerrará 2019 como el año más violento desde que comenzaron los registros pese a los esfuerzos del Ejecutivo de reforzar la seguridad y cambiar la estrategia, atendiendo, según esgrimen, a las causas del fenómeno.