Consternación en México tras el asesinato de nueve miembros de la misma familia, seis de ellos niños

Un grupo armado vinculado a los cárteles de la droga hizo les atacó pensando que se trataba de rivales

por EFE /


Más de 200 casquillos de bala de distintos calibres y un vehículos completamente calcinado fue lo que encontraron los investigadores en la dantesca escena del crimen de la familia LeBarón, que ha conmocionado a México. Hay nueve fallecidos, entre ellos seis niños de entre ocho meses y 12 años, y otros siete menores heridos, además de una pequeña que logró huir y ya ha sido localizada. El terrible suceso tuvo lugar en el municipio de Bavispe, en el estado de Sonora, muy cerca de la frontera con Estados Unidos.

Familia LeBarón

Foto de familia de algunos de los fallecidos en la cruel masacre (Redes sociales).

Los investigadores trabajan con la idea de que la familia, que viajaba en un convoy formado por tres furgonetas, fue confundida por un grupo armado vinculado al narcotráfico con integrantes de un cártel rival, por lo que los emboscaron y los acribillaron. Después, prendieron fuego a los vehículos. Los fallecidos proceden de Utah (EEUU) y tienen doble nacionalidad. Forman parte de una familia mormona que fundó una comunidad religiosa en el norte de México, cerca de la frontera estadounidense, en 1924.

RELACIONADO: En octubre asesinaron a 14 policías en un ataque del cártel de Jalisco en el oeste de México

Los fallecidos son: Rhonita Maria Miller, de 30 años; Howard Jacob Miller, de 12 años; Krystal Bellaine Miller, de 10 años; Titus Alvin Miller, de 8 meses; Tiana Gricel Miller, de 8 meses; Christina Marie Langford Johnson, de 30 años; Dawna Ray Langford, de 43 años; Trevor Harvey Langford, de 11 años; y Rogan Jay Langford, de 3 años. Se ha difundido la imagen de uno de los vehículos en los que viajaba la familia completamente calcinado, lo que da una idea de la crueldad extrema de los atacantes.

RELACIONADO: Quince muertos en enfrentamiento de civiles armados con militares mexicanos

A 24 horas de la tragedia, continúan muchas incógnitas, aunque el titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Alfonso Durazo, afirmó que hay "avances serios en la investigación". "El convoy (de la familia LeBarón) pudo haber sido confundo por grupos delictivos que se disputan el convoy en la región", afirmó Durazo. El ministro de Seguridad explicó que esta región hay una disputa entre "células" del crimen organizado. Una de estas, del lado de Sonora, estaría vinculada al Cártel del Pacífico, mientras que desde Chihuahua habría otros grupos criminales que se disputan la zona, codiciada por el narcotráfico por su cercanía con Estados Unidos.

Familia LeBarón coche quemado

Estado en el que quedó uno de los vehículos del convoy (EFE).

El experto en seguridad y profesor e investigador en la Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno del Tecnológico de Monterrey Juan Carlos Montero ha asegurado por su parte que, aunque todo apunta a una "confusión" entre cárteles, cabe recordar que los LeBarón han defendido su territorio y han sido activistas durante años, lo que podría ponerlos en especial peligro teniendo en cuenta que no contaban con seguridad.

La matanza ha adquirido una connotación binacional teniendo en cuenta que los LeBarón, originarios de Utah (EE.UU.), tenían doble nacionalidad y llegaron a México fundando la colonia en el norte del país en 1924. Este martes, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, escribió en Twitter: "Este es el momento para que México, con la ayuda de Estados Unidos, libere la GUERRA a los cárteles de la droga". La oferta de ayuda de Trump para "involucrarse y hacer el trabajo de manera rápida y efectiva" tomó por sorpresa a su hommólogo mexicano, Andrés Manuel López Obrador.

RELACIONADO: Más noticias sobre México en 'Tu Otro Diario'

No obstante, el presidente de México fue tajante: "Es un asunto que nos toca a nosotros atender. Al Gobierno de México, de manera independiente y haciendo valer su soberanía", dijo. López Obrador agradeció "mucho" al presidente Trump y a "cualquier gobierno extranjero" que quieran "cooperar y ayudar", pero aseveró que para atender estos casos no ve necesaria "la intervención de un Gobierno extranjero".

La brutal matanza de esta familia refleja la ola de violencia que vive el país, pues según cifras oficiales hubo 25.890 asesinatos entre enero y septiembre, un 2,4 % más que en igual fechas del año anterior. De continuar así, México cerrará 2019 como el año más violento desde que comenzaron los registros pese a los esfuerzos del Ejecutivo de reforzar la seguridad y cambiar la estrategia, atendiendo, según esgrimen, a las causas del fenómeno.