El trágico error que le ha costado la vida al millonario petrolero Ron Carey

El empresario participaba en un rally de coches en Londres junto a su esposa, Billi

por Tu otro diario /


Ron Carey, un multimillonario canadiense que hizo su fortuna gracias al petróleo, participaba este domingo en un rally de coches de época entre Londres y Brighton. Conducía un vehículo de 116 años (un Knox Runabout Old Porcupine de 1903) cuando se equivocó al coger un desvío y entró en una autopista (en la M23 a la altura del condado de Surrey) con este automóvil cuya velocidad máxima es de 55 kilómetros por hora. Un camión no pudo frenar a tiempo y le arrolló.

Ron Carey

Ron Carey, fallecido en un trágico accidente este domingo en Londres (Captura de pantalla de CTV News)

Ron falleció en el instante y su mujer, Billi, que iba en el asiento del copiloto, resultó gravemente herida con un traumatismo cranoencefálico. Un helicóptero la trasladó rápidamente a un hospital de Londres, donde permanece ingresada, estable dentro de la gravedad.

RELACIONADO: Más noticias de sucesos en 'Tu Otro Diario'

Carey, de 80 años y natural de la ciudad canadiense de Calgary, fundó en los 70 J&L Supply Co., una compañía de suministro de equipamiento para la extracción de gas y petróleo que se autodefine como "orgullosa" de ser "una empresa familiar".

Apasionado de los coches antiguos, poseía una colección valorada en unos cinco millones de euros, aunque algunas de sus joyas automovilísticas (en concreto, 77 vehículos) las ha donado a los museos de Gasoline Alley -situado en el Heritage Park de Calgary- y de Pioneer Acres, en la población cercana de Irricana. Disfrutando, precisamente, de su hobyy es como este empresario ha encontrado la muerte.

 

Compartía esta afición con su esposa, que es la presidenta de la Asociación Silver Ghost, dedicada a la preservación de antiguos Rolls Royce. El matrimonio ya había asistido en dos ocasiones anteriores en el Bonhams London to Brighton Veteran Car Run, en el que participaban otros 400 vehículos.

Ron era un hombre muy querido por los habitantes de su ciudad natal y, en general, en toda Canadá, ya que era un filátropo que financió la construcción del Hospital Infantil de Alberta. Carey "era un hombre de familia, auténtico y realmente desinteresado", según declaraciones de la presidenta del Heritage Park. Alida Visbach, a 'The Telegraph'. "Estaba muy involucrado en la comunidad, pero de manera humilde. Nunca dijo 'Mira lo que he hecho'. No conozco a nadie más como él".