Las reveladoras escuchas al acusado del asesinato de la viuda del expresidente de la CAM tras el crimen

El jurado ha oído varias conversaciones con amigos y familiares en las que muestra su nerviosismo y atribuye el suceso a los negocios de los Sala

por Europa Press /


En los días que siguieron al terrible asesinato de María del Carmen Martínez, la viuda del expresidente de la CAM, la Policía pinchó el teléfono de su yerno, Miguel López, quien entonces ya era el centro de todas las sospechas. El jurado ha tenido la ocasión de escuchar las conversaciones que mantuvo con familiares y amigos en los días posteriores al crimen y en los que atribuye el crimen de sus suegra "algún pirado de la CAM" y lo relaciona con la actividad empresarial en Sudamérica, "de donde llega el 80 por ciento de nuestros ingresos". 

Miguel López

Miguel López, principal acusado en el juicio por el crimen de la viuda del expresidente de la CAM (EFE). 

Así, en una de las conversaciones mantenida con un amigo cinco días después del crimen, López pronunció frases como "esto viene de allí", en relación con los negocios de Sudamérica o "éste ha jodido a alguien", en referencia a su cuñado, Vicente Sala. Miguel López, afirma en una de las más de diez llamadas reproducidas este martes, que "tenía miedo", que inicialmente creían que era un robo, pero que "a alguien hemos jodido de Argentina, México o Colombia" y que "eso, lo llevaba mi cuñado, él sabrá". "Esto no se hace en un cuarto de hora. Esto está muy bien calculado y lo han hecho en el momento en el que más daño nos podían hacer", señala.

RELACIONADO: La hora de la muerte, el principal punto de discrepancia entre la acusación y la defensa

En otra, hace referencia a su suegra asesinada, de la que dice era "una mujer muy volátil", y para la que "un día era blanco, otro negro y otro te quiero un montón" y que tras el crimen "están hechos una piña", aludiendo a los cuatro hijos. Miguel López comenta en otra de las llamadas que Vicente Sala hijo "mostraba estar muy afectado por la muerte de su madre", para a renglón seguido, asegurar a su amigo, "ya sabes que es actor profesional" y que "jodidos, estamos cuatro".

López, que rompió a llorar en otra de ellas, habló de su situación anímica, a propósito de la que dijo "necesito tranquilidad" y que "he pedido tres kilos y medio". En las llamadas comentaba que no podía "conciliar el sueño" y que no se podía quitar de la cabeza por qué el crimen había sido en Novocar, en el concesionario que regentaba en diciembre de 2016: "Es lo que me reconcome", dijo. También, en otra, le confesó a una amiga, que Fani (su mujer e hija pequeña de María del Carmen), no quiere saber nada, "le importa un huevo el negocio". 

camEFE

Investigadores recogen pruebas en la escena del crimen (EFE)

El jurado, por último, también ha podido escuchar la llamada que la policía realizó a Miguel López para que avisara a las personas presentes en Novocar, el día del asesinato para realizar la reconstrucción del crimen. La petición fue trasladada en varias llamadas a los trabajadores y compradores.

A petición de la defensa, el jurado ha escuchado la reprimenda que Miguel López y Fani Sala realizan a un hijo que desde EEUU, subió a Instagram una foto de su abuela con la frase 'Jaque mate'. Con frases como "te cojo del cuello y te doy dos hostias", por parte del padre o "era mi madre, ¿cómo se te ocurre, hijo?" y "eres un inmaduro, maduro hijo, madura", por parte de la madre, zanjan la cuestión por teléfono.

En esta jornada también se han aportado, fechado y ubicadas en horario, las pruebas presentadas a lo largo de estas jornadas: imágenes, llamadas de teléfono, WhatsApp, vídeos, fotografías y documentos.