La jueza acuerda investigar a la madre acusada de matar a su hijo de 7 años por presunto acoso a la familia paterna

El objetivo, según la abogada de la acusación particular, es que ese acoso 'lleve aparejada una pena de prisión y no se quede simplemente en multa por un delito leve'

por Europa Press /


Una juez de Almería ha acordado abrir diligencias previas contra Ana María B.L., la mujer de 38 años en prisión provisional por quitar la vida presuntamente a su hijo de siete años, Sergio, para investigar el supuesto "hostigamiento" al que sometió en los últimos meses a la familia paterna del menor, entre ellos su abuelo. La mujer estaba citada este lunes ante el Juzgado de Instrucción 4 de la capital por un delito leve de coacciones tras la denuncia interpuesta por el abuelo de su hijo el 9 de mayo pero la magistrada María del Mar Cruz ha acordado transformar a diligencias previas después de que así lo interesara la acusación particular.

El Ejido

Barrio de El Ejido donde la acusada fue detenida el pasado 10 de octubre (Europa Press)

La abogada Patricia Catalina ha informado a los periodistas una vez ha concluido el trámite en la Ciudad de la Justicia de que el objetivo es que practique toda la prueba necesaria para que se juzgue a la presunta asesina de su hijo por un delito de acoso "que lleve aparejada una pena de prisión y no se quede simplemente en multa por un delito leve". "La familia de Sergio realmente ha estado acosada por esta señora y esta familia necesita unas respuestas, necesita unas condenas y unos reproches penales que sean acordes a los delitos que ha cometido", ha remarcado.

RELACIONADO: La denuncia del padre del niño presuntamente asesinado por su madre en Almería: 'Nadie me ha escuchado'

A su lado en todo momento han estado los dos hermanos del padre del niño, Sergio Fernández, y los abuelos paternos, Juan y Gádor, quienes han calificado de "terrible el acoso" al que les habría sometido Ana María B.L. y han remarcado el "miedo" que les hacía pasar tanto a ellos, como a su hijo y a su nieto. "Es una psicópata, pero mala, mala, que siempre ha querido hacernos daño donde más nos dolía hasta quitarnos a nuestro niño", ha asegurado tajante la abuela del pequeño Sergio.

Ante los medios de comunicación, el abuelo paterno, Juan, ha detallado algunos episodios del supuesto acoso que se concretaba "en más de 150 llamadas a mi móvil en menos de dos horas" o en "que se colaba en nuestra casa de Alcolea, que es un pueblo pequeño en el que todos tenemos las puestas abiertas". Ha detallado que, en esas ocasiones "en las que se metía dentro de mi casa" o se subía al coche cuando íbamos a recoger al niño, "teníamos que llamar a la Guardia Civil o a la Policía Nacional para que la echaran".

"Venían y nos decían que no podían hacer nada, que cuando pasara, pues veríamos a ver. Por eso tuve que poner la denuncia el 9 de mayo, que fijense a qué fechas estamos, que era para que esto se hubiera movido de otra manera y tal vez no hubiéramos llegado a donde hemos llegado", ha criticado.

Huércal

Agentes de la Guardia Civil en el portal de la vivienda de la detenida (Europa Press/Archivo)

Tras lamentar no poder haber visto a Ana María B.L. en sala este martes "para ver si era capaz de aguantarme la mira después de lo que ha hecho", Juan se ha pronunciado sobre su estado mental y ha afirmado con rotundidad "que ella sabía perfectamente, en todo momento, lo que hacía".

RELACIONADO: El niño llegó a pedir auxilio en una nota de voz a su abuela paterna

"Sabía lo que hacía y más, y se van a aportar pruebas en su momento porque ella solo es una persona mala, con mala leche", ha subrayado después de que haya trascendido que estuvo ingresada involuntariamente por orden del Juzgado de Primera Instancia 9 de Almería en una unidad de Salud Mental durante nueve días el pasado mes de julio.

'HA FALLADO TODO EL MUNDO'

El abuelo paterno de Sergio ha reiterado en este punto "los fallos" en el sistema pese a las continúas denuncias por la situación de "desamparo" que vivía el niño con su madre. "Aquí ha fallado todo el mundo, todo el mundo, desde el más chico al más grande. No ha habido ayuda de ningún tipo, ni de servicios sociales, ni de la Guardia Civil ni de nadie. Todos se limitaban a escribir nuestras denuncias pero nadie, nadie, nadie se ha querido mojar", ha espetado.

Tras asegurar que es "ahora cuando se va ver esto porque van a ir saliendo las cosas", la abuela paterna ha hecho referencia a la "insistencia" ante Servicios Sociales para que "fueran a ver cómo vivía mi nieto, para que fuesen a vigilar la casa". "Siempre nos ponían excusas, pero no hay papeles, no hay registrado ninguno de que fueran a la casa. El niño siempre tenía alergia en los ojos, pero cuando venía al pueblo se le quitaba", ha dicho a lo que el abuelo ha añadido que "no lo llevaba al colegio y lo llevaba como un payaso".

En esta línea, Juan ha precisado que la situación de "acoso" comenzó después de la sentencia que en febrero absolvió a su hijo del delito de malos tratos por el que estaba acusado a raíz de la denuncia de Ana María B.L. y ella dejó de percibir la ayuda a mujeres víctimas de violencia de género.

"Ella lo único que ha hecho es poner denuncias falsas y cobrar la paga. Ella nunca fue una mujer maltratada y ha perjudicado a un colectivo entero con su mentira", ha indicado para pedir que se le investigue también "a ella y a su padre como testigo" por delito de denuncia falsa. "Es una gandula, un parásito en vida comiendo de nuestros impuestos", ha apuntillado. Por último, la abuela ha recordado que la presunta asesina "se dedicaba a ir por las casas del pueblo a pedir que hablasen conmigo para que convenciese a mi hijo de que volviese con ella, con el daño que le había hecho con una denuncia falsa".

CONFLICTO POR LA GUARDIA Y CUSTODIA

Ana María B.L. compareció el pasado día 22 ante la titular del Juzgado de Instrucción 3 de Almería, que se ha hecho cargo de las diligencias previas tras inhibirse el juzgado de El Ejido que asumió la causa al estar en funciones de guardia. La magistrada Ana Belén Vico confirmó la prisión provisional, comunicada y sin fianza, como autora de un presunto delito de asesinato después de que ella se negara a declarar y mantuvo el secreto de actuaciones decretado después de que el cuerpo sin vida del niño fuese encontrado en el asiento delantero del vehículo que la investigada condujo hasta la barriada de Las Norias de Daza, en El Ejido.

El Juzgado de Violencia contra la Mujer de Almería otorgó tres días antes del crimen la guardia y custodia del niño a su padre después de que él solicitase modificar las medidas vigentes desde 2017 argumentando "desatención" al menor por parte de su madre.

El padre, quien ha relatado que interpuso hasta diez denuncias contra su exmujer, presentó el 6 de septiembre de este mismo año ante el juzgado, que mantenía abierto un procedimiento por unión de hecho contenciosa, la demanda para la modificación del régimen de guarda y custodia, y la vista, en audiencia pública, para oír a las dos partes se celebró el 4 de octubre.

El procedimiento de unión de hecho contenciosa se inició de forma paralela a unas diligencias previas por vía penal el 5 de abril de 2017, cuando Ana María B.L. presentó un denuncia por presuntos malos tratos del padre de su hijo hacía ella. El informe de violencia de género fue negativo y se remitieron las diligencias al Juzgado de lo Penal 4 de Almería que dictó sentencia absolutoria en febrero de 2019.