La canaria Lidia Domínguez se convierte en la primera profesora sorda por oposición de España

Imparte lengua de signos en un colegio de educación infantil y primaria tras superar muchos obstáculos y aprobar la oposición a la primera

por Tu otro diario /


Lidia Domínguez se ha incorporado este curso al Colegio de Educación Infantil y Primaria (CEIP) Ernesto Castro Fariña, en Tacoronte (Santa Cruz de Tenerife). Lo ha hecho como profesora de lengua de signos y tras aprobar una oposición. Es la primera maestra sorda de España en lograrlo y para ello ha tenido que superar muchos obstáculos desde que era pequeña. Primero tuvo que lidiar en el colegio con la incomprensión de sus compañeros. Más tarde, ya en la Universidad, tuvo que luchar para conseguir intérpretes de lengua de signos. Después, una vez acabada la carrera de Magisterio, su lucha se centró en encontrar una academia que la ayudara con la oposición. También lo logró; el resultado: aprobó la oposición a la primera.

Lidia Domínguez

La profesora Lidia Domínguez charla con una intérprete de lengua de signos en el colegio público en el que imparte clase (CEIP Ernesto Castro Fariña)

Ahora Lidia intenta evitar, en la medida de sus posibilidades, que el sistema educativo repita los errores que se cometieron con ella. Para eso, trabaja tanto con niños sordos (tiene seis alumnos que lo son) como con otros que no tienen problemas auditivos. Con los primeros, para ayudarles en su proceso de aprendizaje y, a la vez, servirles de inspiración. 

RELACIONADO: La conmovedora idea de una profesora que ha colmado de felicidad a los niños sordos de su guardería

Con los segundos, para que derriben barreras ya creadas. "¿Lengua o lenguaje de signos? ¿Qué creen ustedes?" dice Lidia a los escolares en una de sus clases, como recoge 'Diario de Avisos'. La mayoría de los niños responde de manera correcta: "Lengua". "Ustedes son los encargados de cambiar el mundo y van a corregir a las personas que lo digan mal", comenta la profesora con satisfacción.

Domínguez imparte sus clases dentro de la asignatura de Lengua y Literatura de quinto curso y tiene la suerte de hacerlo en un centro que presta especial atención a la discapacidad auditiva, que cuenta con un aula con tecnología avanzada pensada para niños con audífonos o con implantes cocleares.

Lidia Domínguez en el Colegio Ernesto Castro Fariña

Domínguez durante una de sus clases en el Colegio Ernesto Castro Fariña de en Tacoronte, en Santa Cruz de Tenerife (Captura de pantalla de Antena 3 Noticias)

Lidia se quedó sorda a los 7 años por tomar una dosis de antibióticos mucho más elevada de lo que le correspondía a su edad para tratar la bronquitis y la varicela con las que había enfermado. De repente, oía menos y eso hizo que se sintiera incomprendida con sus compañeros de clase.

Lo recuerda como una etapa "muy dura". Además, "no entendía nada" de lo que sus maestros decían en el colegio, así que "eran seis horas" diarias perdidas. Todo empezó a cambiar cuando pasó al instituto. Allí conoció a otras personas sordas que se comunicaban a través de la lengua de signos. "Ahí se me abrieron todas las puertas", comenta Lidia.