Hand Solo, el joven andorrano que ha creado la primera prótesis funcional con piezas de Lego

Tras entrar en el libro Guinness de los Récords, David Aguilar estudia bioingeniería para desarrollar nuevas prótesis

por Ismael Marinero /


David Aguilar Amphoux nació sin su antebrazo derecho debido a una rara enfermedad congénita, el síndrome de Poland, que afecta al desarrollo de muscular. A los 9 años, este joven nacido en Andorra que en Internet se hace llamar Hand Solo, descubrió la posibilidad de utilizar su juguete favorito, las piezas de Lego, para construirse sus propias prótesis articuladas. Desde entonces, con elementos y mecanismos cada vez más complejos, ha conseguido ampliar su capacidad de movimiento con distintas combinaciones de piezas, hasta entrar en el Libro Guiness de los Récords por construir la primera prótesis funcional fabricada con ladrillos de Lego.

Hand-Solo-brazo-lego

David Aguilar mostrando sus cuatro prótesis funcionales hechas con piezas de Lego.

Con solo 19 años, Aguilar ha desarrollado cuatro modelos de prótesis, cada uno de ellos con las siglas MK al principio, en homenaje a los trajes de Iron Man, su superhéroe favorito. El MK1, construido con los colores rojo y amarillo -otra referencia a Iron Man-, le permitía doblar la articulación como si tuviera un codo y flexionar la pinza de agarre que funciona como una mano situada en el extremo. Para ganar autonomía, ha ido incorporando nuevas innovaciones y detalles que hacen de cada modelo un elemento único adaptado a sus necesidades.

"De niño me ponía muy nervioso cuando estaba delante de otros chicos porque era diferente, pero eso no me impidió creer en mis sueños. Quería verme en el espejo como veo a otros chicos, con las dos manos”, explicó Aguilar a la Agencia Reuters en una entrevista. Ahora estudia bioingeniería, con la idea de especializarse precisamente en el desarrollo y fabricación de prótesis funcionales para aquellos que más lo necesitan.

RELACIONADO: Primer paso para utilizar la mente como un 'mando a distancia' y controlar la tecnología que nos rodea

Ahora, Aguilar compagina sus estudios con su afición por la música electrónica gracias a un LaunchPad, dispositivo que permite grabar música digital, componer, remezclar y ejercer de DJ de forma sencilla y accesible. De momento va subiendo sus temas y remezclas a su canal de YouTube y ha participado en algún concierto y festival de música, una trayectoria incipiente que planea seguir desarrollando en un futuro.

Prótesis con impresoras 3D

Los brazos y manos protésicas no son precisamente baratos: su precio puede oscilar entre los 3.000 y los 80.000 euros, dependiendo de su funcionalidad. Pero eso está cambiando gracias al desarrollo de la tecnología de impresión en 3D, que facilita diseños personalizados y el abaratamiento de los costes, como demuestran proyectos solidarios como Ayúdame3D.

El joven ingeniero madrileño Guillermo Martínez fue premiado en el último Foro de la Juventud por una iniciativa que pretende fabricar trésdesis, como las llama él, para todo el que las necesite. Para ello incentiva la participación a través de su web (ayudame3d.org) de cualquiera que tenga una impresora 3D para imprimir prótesis ajustables con un arnés que se adaptan a las necesidades de las miles de personas a las que le falta parte de un brazo o la extremidad completa.

RELACIONADO: Más noticias sobre Tecnología

Otros acercamientos más costosos que utilizan la tecnología más puntera se basan en la osteointegración: por medio de una cirugía se implanta una barra de hierro en el hueso del paciente, que encaja con un clic su prótesis biónica. Un equipo de médicos austriacos han desarrollado un brazo biónico que permite al paciente mover la mano solo con el pensamiento. Los músculos del hombro se contraen y electrodos ubicados en la prótesis leen los movimientos y ejecutan la acción.