Siete consejos para conducir con mal tiempo y no jugártela

Con la llegada del mal tiempo, muchas veces las condiciones para conducir no van a ser las más adecuadas. Apunta estas recomendaciones para no tener sustos al volante

por Elena S. Bartolomé /


Al volante, siempre hay que tener precaución, cumplir con las normas y tener presente que no estamos solos en la calzada, sino que hay muchos más actores que pueden intervenir. Cuando la situación se complica porque es de noche, ha empezado a llover o hay mal tiempo, nunca está de más tener en cuenta algunos consejos que nos ayuden a mantener la calma y a circular mucho más seguros. Con la llegada del otoño y la posterior aparición del invierno, muchas veces las condiciones para conducir no van a ser las más adecuadas. Por eso os recordamos qué es lo más importante cuando estamos al volante en esos momentos.

Mal tiempo

Cuando el clima empeora, hay que adecuar la velocidad y la distancia (Gtres).


La velocidad

Cuando la Dirección General de Tráfico (DGT) marca unos límites de velocidad en estas situaciones desfavorables, hay que acatarlos. Además de respetar esta norma, deberemos adaptar la velocidad de nuestro coche a las condiciones que haya en cada momento. Con mal tiempo lo lógico es reducirla.

Distancia de seguridad

Es un clásico y como buen clásico, nunca falla. Si tenemos que circular con mal tiempo, vamos a tener que respetar e, incluso, ampliar la distancia de seguridad. Es evidente: hay menos visibilidad, el coche tiene menos adherencia y vamos a necesitar muchos más metros para frenar. Si respetamos al coche que va delante, no nos chocaremos si frena de repente.

Control de crucero

Las ayudas a la conducción siempre son bienvenidas. O casi siempre. Sabemos que la velocidad de crucero es recomendable en viajes con largas rectas, por ejemplo, pero no ocurre lo mismo cuando el clima es adverso. En este caso, lo más adecuado es desactivar este control para tener el total control del coche.

Mal tiempo

Cualquier movimiento que hagamos con el coche, debe ser suave (Gtres).


Maniobras suaves

A la hora de realizar cualquier maniobra (un cambio de carril, un adelantamiento, una aceleración, etc.) tenemos que hacerlo de forma progresiva o suave. Cualquier movimiento brusco puede hacer que perdamos el control del vehículo.

Marchas largas

Igual que comentábamos en el punto anterior, si tenemos que conducir con el tiempo, lo más recomendable es cambiar de marchas con suavidad y circular con marchas largas porque así controlaremos mejor el coche.

Relacionado: Ocho consejos para conducir seguro de noche

Prepara el coche

Además de realizar las comprobaciones necesarias antes de cualquier viaje (luces, nivel de los líquidos, presión de los neumáticos, estado de los limpiaparabrisas…), tenemos que equipar a nuestro coche por lo que pueda pasar. Además de llenar el depósito a tope y de coger mantas y agua, nunca está de más llevar cadenas, una rasqueta para el hielo o una batería externa para recargar el móvil, entre otros.

Prepara el viaje

Parece obvio, pero echar un vistazo al tiempo en las zonas por las que vamos a conducir e informarse del estado de las carreteras resulta clave. La AEMET y la DGT son un par de fuentes muy fiables para ello.