No, Fortnite no se ha acabado para siempre

Un agujero negro se ‘tragó’ el domingo todo lo relacionado con el videojuego, en lo que parece un paso más en la colosal estrategia de marketing de Epic Games

por Ismael Marinero /


Desde sus orígenes, Fortnite no parecía un juego especialmente original: copiaba descaradamente el formato de otros battle royale, es decir, juegos de disparos de todos contra todos hasta que solo quede uno en pie, como PUBG, aunque le añadía un elemento de construcción rápida al estilo Minecraft que sí resultaba novedoso. El juego empezó a estar en boca de todos cuando algunos de los youtubers más influyentes del mundo empezaron a subir vídeos en los que sus divertidos bailes y su endiablada mecánica de recogida de armas y objetos lograron millones de adeptos.

Final-de-Fortnite

El evento final de la Temporada 10 de Fortnite en todo su apogeo (Epic Games).

Y así fue, convertido ya en un fenómeno global de masas, hasta el pasado domingo. En el evento final de la Temporada 10, llamado The End, un cohete provocaba la apertura de un voraz agujero negro que en cuestión de minutos absorbió el mapa y todo lo que había en él, incluidos los jugadores, dejando a sus más de 250 millones de usuarios con la incógnita: ¿se ha acabado Fortnite para siempre? ¿Todo el dinero que han invertido en el juego tirado a la basura?

RELACIONADO: Este es el juego de moda entre los usuarios de móviles y el más lucrativo del momento

La respuesta es no, pese a que desde entonces no se ha podido acceder ni descargar Fortnite y los perfiles oficiales del juego en las redes sociales oficiales también han ido eliminando todos sus mensajes, sustituyendo su imagen por un fondo negro. De hecho, para alivio de muchos (y desgracia de aquellos padres preocupados por lo terriblemente adictivo de la propuesta), por Internet ya circula un tráiler filtrado de lo que nos deparará el llamado Capítulo 2 que, según otras filtraciones, dará comienzo este jueves 17 a las 10 de la mañana, hora española. De momento, Epic ni lo confirma ni lo desmiente.

Lo verdaderamente curioso de todo el fenómeno que gira en torno a Fortnite es cómo Epic Games ha conseguido convertir en revolucionario un juego que parecía destinado a ir perdiendo progresivamente atención mediática e influencia en el mercado. Las razones de su éxito son muchas, pero quizá la más interesante de todas es cómo ha ido convirtiendo su narrativa en un serial a la altura de Perdidos. Y eso que no hay una historia convencional detrás. Epic no pareció inicialmente preocupada por desarrollar una excusa narrativa para sus interminables guerras de 100 jugadores, pero pronto supimos que Fortnite se dividía en una serie de temporadas de tres meses de duración, cada una con un evento culminante que sugería algún tipo de lucha interdimensional que afectaba a la isla donde tenían lugar las batallas.

 

Los jugadores han podido contemplar, al inicio o al final de cada temporada, grandes eventos en directo como la lucha entre un robot y un monstruo gigante al estilo Godzilla, visibles para todos los jugadores online en ese momento, un increíble logro técnico y una fascinante nueva forma de contar historias dentro de un universo multijugador.

A través de este sistema de eventos y de pequeños detalles visibles en el escenario, que iba modificándose poco a poco, surgió una especie de economía narrativa que alentaba las teorías entre los jugadores. Los aficionados acudieron a los foros de Internet y a las redes sociales para mostrar sus hallazgos y teorizar sobre lo que podrían significar cada una de las señales. Estas discusiones fueron amplificadas por los gamers con más seguidores en YouTube, que empezaron a subir vídeos con las pistas que ellos y otros jugadores habían ido encontrando en el mapa.

RELACIONADO: Más noticias sobre Videojuegos

Epic Games podría haber retenido el interés de los jugadores asegurándose de que hubiera un suministro constante de nuevos movimientos de baile, armas y skins. En cambio, el estudio ha construido un vasto universo ficticio culminado por este evento final de tintes apocalípticos. Una arriesgada estrategia de márketing que supondrá pérdidas económicas millonarias --serán presumiblemente cinco días sin que nadie pueda comprar pases de temporada ni mejoras de ningún tipo-, pero también la posibilidad de realizar un relanzamiento cuajado de novedades.

Por lo que se ha podido ver en el vídeo filtrado, el agua será una de las protagonistas del nuevo mapa, que incluirá barcos y escenarios como una playa, un río y hasta un estanque para pescar. Así que no, Fortnite no se ha acabado para siempre, sino que pretende seguir ampliando su reinado frente a nuevos y duros competidores como Call of Duty: Mobile.