La revolución tecnológica de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020

Robots, movilidad autónoma y reconocimiento facial, entre las innovaciones más destacadas de las próximas olimpiadas

por Ismael Marinero /


Las olimpiadas que se celebrarán el próximo verano en Japón prometen ser las más tecnológicas de la historia, con una abrumadora colección de innovaciones gracias a la colaboración entre instituciones japonesas y compañías como Toyota, encargada de diseñar robots, vehículos y dispositivos de última generación que competirán en protagonismo con los atletas. Intel también participará activamente en la revolución tecnológica de Tokio 2020, potenciando la retransmisión televisiva del evento e implementando sistemas de reconocimiento facial en estadios y espacios olímpicos.

Tecnología Juegos Olímpicos de Tokio

El Robot de Soporte Humano (HSR) es uno de los modelos que Toyota ha diseñado para Tokio 2020 (Toyota).

Toyota desplegará 200 vehículos eléctricos de corta distancia para transportar a atletas, personal y visitantes con necesidades de accesibilidad por las instalaciones de la villa olímpica y los recintos deportivos. Los llamados APM pueden transportar un máximo de cinco pasajeros y recorrer 100 kilómetros con una sola carga de sus baterías. La compañía japonesa también pondrá a disposición de los organizadores varias líneas de autobuses autónomos llamados e-Palette, que estarán activos las 24 horas del día para cubrir las necesidades de transporte de los participantes en los Juegos.

El Proyecto Robot Tokio 2020 es también un componente importante de las innovaciones que Toyota pretende presentar en las olimpiadas. Cinco tipos diferentes de robots ayudarán a los espectadores, atletas y personal de la organización en las sedes, además de fomentar la participación virtual de los aficionados de forma remota.

RELACIONADO: Los planes del príncipe de Arabia Saudí para la construcción de Neom, una ciduad-estado futurista

En primer lugar cabe destacar los dos diseños de robot basados en las mascotas olímpicas oficiales de Tokio, Miraitowa y Someity. Estos robots azules y rosas de gigantescos ojos inspirados en la estética manga están equipados con cámaras y ojos digitales que pueden ofrecer expresiones en respuesta a la interacción humana. La idea es distribuirlos por todo Japón para ofrecer a los niños de otras ciudades la oportunidad de experimentar los juegos desde lejos.

Los modelos T-HR3 ofrecen un conjunto similar de características en un diseño muy diferente. Este robot humanoide es mucho menos adorable que los robots-mascota, pero tiene mucho más potencial. La idea es proporcionar una experiencia remota de lo que supone estar en los juegos, transmitiendo imágenes y sonidos desde ubicaciones remotas al sitio olímpico para actuar como robots de telepresencia.

El T-TR1, por su parte, es un tipo más convencional de robot de telepresencia, con una base con ruedas, varias cámaras y una pantalla vertical muy alargada. Puede mostrar a los aficionados a escala 1:1 para permitir que charlen con atletas en tiempo real y que sientan como si realmente estuvieran allí.

Los más visibles en los estadios serán el Robot de Soporte Humano (HSR) y el Robot de Soporte de Entrega (DSR), que realizarán tareas complementarias. Básicamente se trata de un acomodador robótico, que proporciona orientación a los espectadores en las sedes, y un camarero robótico dedicado a entregar bebidas y snacks que los asistentes podrán pedir a través de una tablet.

Por último, el robot que tendrá una incidencia directa en las pruebas de lanzamiento será el FSR, que tomará ruta más rápida posible para recuperar objetos como jabalinas y pesos para devolverlos donde se necesiten. Está equipado para registrar cada lanzamiento y transportarlo de vuelta a los atletas.

RELACIONADO: Más noticias sobre Tecnología

Además de Toyota, la otra gran empresa tecnológica que tendrá una incidencia clave en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 será Intel, que pondrá en marcha NeoFace, un sistema de reconocimiento facial a gran escala. Previsiblemente, se utilizará para identificar a más de 300.000 personas en los Juegos, incluidos atletas, voluntarios, periodistas y otros miembros del personal en los puntos de entrada a las instalaciones y en los alojamientos. Los beneficios previstos incluyen la prevención de riesgos relacionados con el fraude de identificación y la reducción de las colas y tiempos de espera en los accesos.

La otra contribución de Intel tendrá que ver con las retransmisiones y novedosas tecnologías como 3D Athlete Tracking (3DAT), que utiliza Inteligencia Artificial para mejorar la experiencia de visualización de los telespectadores, con información casi en tiempo real y visualizaciones superpuestas durante los eventos. Para ello, utilizará cuatro cámaras móviles que capturarán la forma y el movimiento de los atletas y analizará su biomecánica. El sistema transformará esos datos en gráficos y elementos superpuestos, especialmente útiles para las repeticiones de los 100 metros lisos y otras pruebas de velocidad.