¡Nuevo hito! Simone Biles se convierte en la gimnasta con más medallas mundiales de la historia

La joven de 22 años atesora un total de 19 oros, 3 platas y 3 bronces

por EFE /


La estadounidense Simone Biles superó este domingo el récord del bielorruso Vitaly Scherbo y se convirtió en la gimnasta con más número de medallas mundiales al ganar la número 25 tras imponerse en las finales de barra de equilibrio y suelo del Mundial de Stuttgart (Alemania). Con la medalla de hoy Biles, de 22 años, atesora un total de 19 oros, 3 platas y 3 bronces, que aumentan el histórico registro de Scherbo en los mundiales disputados entre 1991 y 1996. 

simone_getty

Biles consiguió el oro en la prueba de barra de equilibrio (Getty Images).

La estadounidense, que compite también en la final de suelo, sumó en la de la barra de equilibrio 15,066 puntos, con los que aventajó a las chinas Liu, que fue plata con 14,433, y Li, bronce con 14,300. Biles, que ayer ganó la final de salto para igualar el récord de Scherbo, ya hizo historia el pasado jueves al conquistar su quinto título mundial en el concurso completo en los Mundiales que concluyen hoy. 

Loading the player...

La serie triunfal de esta joven empezó en 2013 en Amberes, a donde llegó con 16 años y un currículum exiguo -campeona mundial júnior de salto- que no permitiría adivinar lo que se avecinaba. En la ciudad belga se impuso a la gimnasta que llegaba como líder del equipo estadounidense, Kyla Ross, y a la campeona mundial de 2010, Aliya Mustafina, un portento de la escuela rusa y una de las mejores de la historia en las barras asimétricas.

RELACIONADO: Simone Biles es una luchadora en el deporte y en la vida

El mundo comenzó a conocer su triste historia personal, la de una niña criada en una familia desestructurada, adoptada por su abuelo y la mujer de este debido a las adicciones de su madre. La historia de una adolescente que a los 15 años había abandonado la escuela pública y continuado en casa sus estudios para dedicar más tiempo a la gimnasia. En esos mismos mundiales de 2013 Uchimura se transformó en leyenda al ganar su cuarto título mundial consecutivo, a los que luego añadiría dos más. Ningún otro hombre tiene más de dos.

Los récords comenzaron a caer en Glasgow, ciudad a la que los Mundiales viajaron en 2014. Biles se convirtió en la gimnasta más laureada en campeonatos del mundo al ganar oro por equipos, oro en el concurso completo, oro en suelo, oro en barra y bronce en salto. Su compañera Gabby Douglas, campeona olímpica en 2012 y que volvía a la competición después de dos años retirada, fue la única que le aguantó el ritmo. La serie mundialista se interrumpió en 2016 para dar paso a los Juegos Olímpicos de Río. Simone llegó como una de las principales estrellas entre los más de 10.000 participantes y no defraudó a nadie. Con actuaciones sobresalientes en todas sus participaciones, se colgó cuatro medallas de oro -por equipos, individual, suelo y salto- y una de bronce -barra-.

simonebiles3_gtres

Simone, celebrando sus 25 medallas mundiales (Getty Images).

Al volver a casa se tomó unas vacaciones y luego anunció que se regalaba un año sabático. Apareció en fiestas y entregas de premios, viajó, escribió su autobiografía, confesó que padecía TDAH y desfiló por televisiones y alfombras rojas, siempre con la sonrisa en la cara. Liberada del peso del secreto, Biles regresó a la competición en julio de 2018 como si nunca se hubiera ido, con las mejores puntuaciones logradas por nadie desde los Juegos de Río. Doha fue el escenario de los Mundiales de ese año, en los que la estrella de Houston se encontró con una dificultad imprevista: dos días antes del inicio tuvo que pasar por el hospital por culpa de una piedra en el riñón.

Ajena a los dolores, Biles dio primero un nuevo oro por equipos a su país, y de paso lo clasificó para Tokio 2020. Y luego sumó su cuarto título individual con ejercicios de tan alta dificultad que las notas se dispararon pese a fallos claros de ejecución en salto, barra y suelo. Cuatro medallas en las finales por aparatos -oro en suelo y salto, plata en asimétricas y bronce en barra-, completaron su botín.

RELACIONADO: Recientemente ha sufrido un varapalo personal tras la detención de su hermano acusado de un triple crimen

En vista de que nadie amenazaba su reinado, Biles dio una vuelta de tuerca a su preparación para estos Mundiales de 2018 en Stuttgart: para no aburrirse de ganar, quiso además recrear la gimnasia. Ideó nuevos elementos, retó a la Federación Internacional (FIG) con sus dificultades y volvió a meter su nombre en el código de puntuación, por partida triple con novedades en asimétricas, barra y salto. Todas fuera del alcance de cualquiera de sus rivales.

Después de ganar por equipos el pasado martes y de forma individual, por quinta vez, este jueves, si en las finales por aparatos logra dos medallas más habrá superado el récord de podios mundiales que posee el bielorruso Vitaly Scherbo con 23 entre 1991 y 1996. Una plusmarca muy al alcance de Biles, que ya tiene otro desafío que la motive para afrontar los Juegos Olímpicos de Tokio 2020: convertirse en la tercera mujer en la historia que revalida el oro olímpico, algo que no consiguió ni siquiera Nadia Comaneci, campeona en 1976 pero subcampeona en 1980.