Análisis: iPhone 11 Pro Max, una cámara para dominarlos a todos

El nuevo teléfono de Apple da un paso adelante con una cámara muy mejorada

por Juan Antonio Marín /


Este fin de semana escapé un momento del bullicio del rastro de Madrid para adentrarme en una de esas pocas tiendas que van quedando en España, de barrio, pero muy especializada, en este caso en fotografía. Mirando la ingente cantidad de oferta de cámaras compactas de segunda mano (al margen de los accesorios que parecían no venderse desde hacía años) me paré a reflexionar sobre cómo los teléfonos móviles han ayudado a evolucionar el mercado de la fotografía, hasta ganarle casi irremediablemente la partida a este tipo de cámaras que antes casi todo el mundo tenía por casa y utilizaba.

HAZ CLICK SOBRE LA IMAGEN SI QUIERES VER MÁS FOTOS DEL IPHONE 11 PRO MAX

iphone-pro-11-max-nuevo-smartphone-apple-1

Así es el nuevo iPhone 11 Pro Max (J.Antonio Marín).

Pero es que hoy en día, un smartphone puede hacer lo mismo que hacían estas cámaras compactas e incluso superarlas por mucho. Es el caso del nuevo iPhone 11 Pro Max de Apple, que ha dado un gran salto de calidad con su nueva cámara triple, que se acerca cada vez más a las posibilidades de una réflex.

RELACIONADO: Análisis: un mes usando el Apple Watch

Ya sabemos que Apple dedica mucho esfuerzo a la experiencia de usuario, más que a competir por ver quién tiene el hardware más potente. Por eso, la inclusión de tres cámaras traseras en este teléfono está perfectamente integrada en el ecosistema, tanto que si uno no ha visto ningún vídeo de cómo funcionan (o no le ha dado vuelta al dispositivo) puede hasta que le pasen inadvertidas a la hora de hacer fotografías.

Un iPhone para amantes de la fotografía

Me explico. Lo que ha hecho Apple es crear una transición completamente fluida entre los tres objetivos que incluye el iPhone 11 Pro Max: un teleobjetivo, un gran angular y un ultragran angular. Esto permite que el usuario pueda aumentar el campo visible de con solo girar la rueda del zoom. La magia es que esta ampliación es real, y no digital, por lo que las posibilidades de enfoque son mucho mayores.

iphone-pro-11-max-nuevo-smartphone-apple-3

Primer plano de la nueva cámara de iPhone 11 Pro Max (J.Antonio Marín).

Otro de los atributos que sorprenderán a los usuarios es que ahora el terminal permite ajustar la velocidad de obturación, en otras palabras, el tiempo que el objetivo está abierto y deja pasar la luz. Algo básico en cualquier cámara réflex y que ahora se podrá realizar de manera casi automática cuando se toman fotografías nocturnas.

RELACIONADO: Análisis: Así funcionan los Airpods 2 de Apple

Y es que esta es la segunda gran característica del iPhone 11 Pro. Su modo de fotografía nocturna es útil y preciso. Porque sí, otros modelos ya lo tenían, pero terminan por sacar imágenes muy amarillas o naranjas o directamente demasiado oscuras. Sin embargo, al poder ajustar la obturación del objetivo hace que ahora los colores se ven naturales en condiciones de baja luminosidad y que incluso llegue a captar la imagen en condiciones de luz prácticamente cero.

Nueva cámara delantera y mejor grabación de vídeo

En cuanto al vídeo, el teléfono permitirá grabar con soltura vídeos en 4K a 60 fps (frames por segundo) usando los tres objetivos y, lo mejor de todo, editarlos con el propio teléfono. Esto abre un amplio campo para darle otra vida a esos vídeos que se quedan sin publicar por falta de edición o simplemente porque al usuario le da pereza tener que exportar y editar en el ordenador.

iphone-pro-11-max-nuevo-smartphone-apple-4

Detalle del cambio entre cámaras del iPhone 11 Pro Max (J.Antonio Marín).

También cabe destacar la estabilización mecánica que realiza de los objetivos, que también da un paso adelante con respecto a modelos anteriores, permitiendo grabar vídeo en movimiento sin necesidad de aparatos externos y sin que el plano se mueva en absoluto.

La cámara delantera, por su parte, permite ahora grabación en 4K con 60 fps y 120 fps para permitir la grabación en cámara lenta. Además, aumenta su resolución hasta los 12 megapíxeles permitiendo un campo de visión más ancho, ideal para selfies.

Un procesador más eficiente

Para permitir que todas estas cámaras se muevan de manera fluida e integrada en el sistema operativo, el teléfono incorpora un nuevo procesador, el A13 Bionic, que une una CPU y una GPU hasta un 20% más rápidas, según Apple.

 

Esto permitirá realizar cualquier acción como editar vídeo en 4K, retocar imágenes o jugar a videojuegos de manera mucho más fluida. Además, el nuevo chip permite que estos iPhone tengan más rendimiento y sean más eficientes. Esto, unido a una nueva batería más potentes hace que el teléfono alargue su autonomía hasta 5 horas en el modelo Pro Max. Lo cual es bastante aunque por contra, aumenta el peso final del dispositivo.

En el día a día, el teléfono se comporta realmente con la misma fluidez que un iPad Pro, realizando tareas habituales, sacando fotografías, grabando vídeo en 4K o cambiando de aplicaciones sin ningún tipo de lag, aunque iOS 13 también tiene parte de culpa en esto.

Un teléfono que, casi con total seguridad se situará un año más entre los mejores en cuanto a cámara, rendimiento y pantalla (que mejora su brillo, aunque no su resolución). Un terminal que se ha lanzado disponible en cuatro acabados: gris espacial, plata, oro y el nuevo verde noche desde 1.159 euros para el iPhone 11 Pro y desde 1.259 para el modelo Max.