Incendios forestales arrasan 100.000 hectáreas en el este de Australia

Más de 40 focos arden en el estado de Nueva Gales del Sur y al menos 20 casas han sido calcinadas

por EFE /


Los incendios forestales que arden cerca de la ciudad de Casino, en el este de Australia, destruyeron al menos unas 20 viviendas y calcinaron unas 100.000 hectáreas de terreno, informan hoy fuentes oficiales. Más de 40 focos arden en el estado de Nueva Gales del Sur en una jornada en la que se mantienen las condiciones de peligrosidad especialmente en los incendios de Drake y Busbys Flat, cerca de la ciudad de Casino, pese a la bajada de temperaturas.

australia

La pequeña localidad de Rappville, con 250 habitantes y situada al sur de Casino, es la más afectada por los incendios (EFE)

Solamente las llamas en Drake y Busbys Flat han calcinado 90.000 hectáreas, una zona en la que "hay una enorme cantidad de fuego", precisaron los bomberos. El Servicio Rural de Bomberos emitió el martes una alerta por cuatro incendios separados que estaban a unos cien kilómetros de distancia cada uno, pero dos de ellos se juntaron durante la noche causando grandes daños. La pequeña localidad de Rappville, con 250 habitantes y situada al sur de Casino, es la más afectada por los incendios, junto a la de Ewingar, al suroeste de esta ciudad del interior de Nueva Gales del Sur. Por otra parte, en el aledaño estado de Queensland, los bomberos combaten unos 30 incendios en su parte meridional, en donde se ha calcinado al menos una vivienda

RELACIONADOS: Más noticias sobre Incendios Forestales en 'Tu Otro Diario'

El primer ministro australiano, Scott Morrison, en declaraciones este miércoles a los medios precisó que unas 20 casas han sido destruidas por las llamas y mostró su apoyo a los damnificados. La temporada de incendios en Australia varía según la zona y las condiciones meteorológicas aunque generalmente se registran en el verano austral (entre los meses de diciembre a marzo). Los peores incendios vividos en el país en las últimas décadas ocurrieron a principios de febrero de 2009 en el estado de Victoria (sureste) y causaron 173 muertos y 414 heridos, y quemaron una superficie de 4.500 kilómetros cuadrados.