El impactante vídeo de un ciervo que entra (de repente) en una peluquería de Nueva York y siembra el pánico

El animal hirió a una clienta que se encontraba en ese momento en el local

por Tu otro diario /


Jenisse Heredia, la dueña de la peluquería Be.you.tiful, junto al lago Ronkonkoma (en el estado de Nueva York), estaba cortando el pelo a un cliente cuando, de repente, escuchó un fuerte estruendo en su escaparate. Un enorme ciervo acababa de entrar en el local, corriendo, asustado y embistiendo contra todo lo que aparecía a su paso. No te pierdas el impactante momento, grabado por las cámaras de seguridad de la peluquería.

Loading the player...

 


Lo primero que a Jenisse se le pasó por la cabeza al oír cómo se rompían los cristales del escaparate es que era un coche que acababa de chocar contra su local, pero lo que vio le hizo entrar en pánico. El animal daba con su vasta cornamenta a cualquier cosa que le pareciera un obstáculo. De hecho, una de las clientas resultó herida en tan extraño percance.

RELACIONADO: ¿Qué hace un león marino en medio de la carretera?

Llegó a entrar en una habitación al fondo, por lo que Jenisse gritó a su asistente que cerrara la puerta para que no pudiera salir de ahí y causar más daños. "Era enorme", declaró después Jenisse a 'The New York Times'. "Me estaba volviendo loca [con el ciervo dentro]". 

Ciervo

Las cámaras de seguridad de la peluquería grabaron cómo entró el ciervo y su intenso periplo por el local (Jenisse Heredia)

Su ayudante no pudo hacerlo porque el acobardado animal se dio rápidamente la vuelta para buscar la salida. Por suerte, la halló enseguida y salió pronto del establecimiento, por lo que el temor que provocó entre los que allí se encontraban duró poco tiempo. Eso sí, este acontecimiento no lo olvidarán en su vida. 

RELACIONADO: Más vídeos virales en 'Tu Otro Diario'

Cada vez es más habitual en la zona que ciervos aparezcan de repente en zonas urbanas sembrando el pánico entre quienes se cruzan por el camino. El motivo, según el Departamento de Conservación Ambiental del Estado de Nueva York, es que en los últimos años se ha reducido considerablemente el número de cazadores, que ayudaban a controlar la población de esta especie. A eso se une que las ciudades no paran de crecer e invadir el hábitat natural de los ciervos.