Cinco ideas para mejorar la privacidad y seguridad de los menores en los colegios

Propuestas para mejorar el acceso a internet de los más pequeños

por Juan Antonio Marín /


Proteger la privacidad y aumentar la seguridad en internet se ha convertido en una de las principales prioridades para todo tipo de usuarios. Más aún, si hablamos de menores, un colectivo mucho más vulnerable en este sentido. Es por eso que, con la llegada de un nuevo curso, vienen también propuestas para proteger a los más pequeños en los colegios. Estas son algunas de las ideas para mejorar la privacidad y la ciberseguridad en centros educativos.

Ciberseguridad niños

Niños en el colegio (Unsplash).

Y es que algunos de los recursos tecnológicos que se utilizan de manera habitual en centros educativos pueden comportar un riesgo para la privacidad del alumnado. En este sentido, se deben tomar medidas para mejorar el uso de la tecnología.

Algunas de las cuestiones que se deben tener en cuenta son que los profesores tengan formación específica, que se solicite la autorización de los padres y que se utilicen aplicaciones con garantías. Desde la firma de ciberseguridad Entelgy ofrecen algunos consejos a seguir en el ámbito educativo.

RELACIONADO: Cinco gadgets tecnológicos para niños de todas las edades

Información clara y transparente a los padres

En primer lugar, los centros deben informar a los padres, madres o tutores de qué tecnologías y aplicaciones se usan en las aulas, así como su funcionalidad. De igual modo, estas deberán permitir el control, por parte de los tutores o profesores, de los contenidos que suben, especialmente los multimedia.

Profesores con conocimientos específicos

Otro punto clave es que los profesores deben formarse y actualizarse sobre las aplicaciones, además de estar autorizados por el centro docente para su uso. A este respecto, también es recomendable fomentar la creación de programas específicos de  formación y concienciación, que impliquen a profesores y alumnos, sobre seguridad y protección de datos.

RELACIONADO: Cómo usar las herramientas de Google para gestionar el uso que tus hijos hacen de la tecnología

Uso claro de los datos

En caso de que el centro use apps y programas que traten de alguna forma información de los alumnos (nombres, direcciones, fotografías, etc), esta debe definir claramente el tratamiento que harán de los datos, dónde estarán ubicados y por cuánto tiempo, su finalidad, sus responsables y las garantías de seguridad. En este sentido, también es recomendable evitar los sistemas de almacenamiento en la nube para prevenir fugas en caso de hackeos de cuentas.

Apps seguras

Si no se realiza un análisis adecuado antes de implementar un programa o aplicación, es posible que erróneamente se recurra a software que incluya malware. En este sentido, los centros educativos deberán evaluar la seguridad  de la aplicación y, partiendo de ello, autorizar o denegar su utilización.

Cuidado con el ciberbullying

El ciberacoso es uno de los peligros a los que están expuestos los menores una vez comienzan a tener presencia en Internet. Sin olvidar el peligro de comprometer su privacidad descargando aplicaciones cuyas políticas de protección de datos son opacas, como el caso reciente de FaceApp y Zao.

RELACIONADO: Zao: la aplicación china que vuelve a poner en boca de todos la privacidad

Por otro lado, es evidente que los menores de edad también deben disfrutar de su derecho a la intimidad y los padres no deben actuar como espías, pero sí hacerlo con coherencia acorde a su rango de edad y madurez.