Ocho consejos para conseguir un seguro barato

Es un gasto inevitable, pero esto no tiene por qué impedirnos ahorrar, algo que conseguirás si sigues estas recomendaciones

por Elena S. Bartolomé /


Cuando somos propietarios de un coche, hay algunos gastos que podemos evitar, otros que se pueden moderar y algunos a los que tenemos que hacer frente sí o sí. El seguro del coche es uno de estos últimos porque, además de un coste fijo, es obligatorio. Queda claro, entonces, que cada año tendremos que incluirlo en nuestras cuentas, pero esto no hace imposible elegir uno que sea barato y, al mismo tiempo, nos proteja como esperamos y necesitamos. Con estos consejos no sólo acertaréis con vuestra póliza, también conseguiréis ahorrar.

Seguro barato

El seguro del coche es un gasto obligatorio, pero se puede abaratar (Gtres).


El tipo de seguro

Existen varias modalidades: todo riesgo, todo riesgo con franquicia, terceros ampliado y terceros básico. Escoger el tipo de seguro que mejor se adapta a nuestro coche es clave para que os salga más barato. Si el coche es nuevo, lo normal es apostar por el más caro (un todo riesgo), pero si tu vehículo tiene más de tres años, lo más recomendable es elegir un terceros ampliado.

Contrata un seguro con franquicia

Además de acertar con el tipo de seguro, es conveniente que tenga franquicia porque te permitirá ahorrar hasta un 30%. Eso sí, debes tener en cuenta que si das varios partes al año, la franquicia no te va a compensar.

Coberturas, las justas

A la hora de contratar un seguro, podemos pensar que cuantas más coberturas tenga, mejor para nosotros. Y no tiene por qué ser así. Un exceso de coberturas innecesarias hará que nuestra póliza sea más cara. Por lo tanto, lee detenidamente las condiciones de cada seguro para contratar las garantías justas.

Seguro barato

Hay que estudiar el seguro para no contratar coberturas innecesarias (Gtres).


El seguro a tu nombre

Aunque el primer seguro que contrates tenga un precio desorbitado, es aconsejable que la póliza esté a tu nombre desde el inicio. La razón es simple: de esta manera irás creando tu historial y pasado un tiempo, te podrás beneficiar de ello.

Un solo pago

Si puedes, paga el seguro en una sola vez. Normalmente, las aseguradoras suelen ofrecer descuentos o algún beneficio a los que eligen esta modalidad. Además, a veces, fraccionar el pago puede incluir algún recargo.

Sé buen conductor

Un buen historial y, sobre todo, un historial limpio te ayudará a que tu seguro sea más barato. Si un conductor no tiene partes, accidentes o multas, las aseguradoras lo calificarán como un perfil de riesgo bajo y la póliza tendrá un precio más asequible.

Relacionado: ¿Te han dado un golpe en el coche y el conductor se ha fugado? Esto es lo que hay que hacer

Gasolina antes que diésel

Si todavía no te has comprado coche y no sabes si elegir entre diésel o gasolina, no olvides que el seguro del primero suele ser, de media, un 10% más caro.

Todos los seguros, juntos

Si tienes varios seguros y puedes, agrúpalos todos en la misma compañía. Son muchas las aseguradoras que hacen descuentos en la póliza del coche si contratas una para un segundo coche, el seguro de tu casa, etc. Eso sí, lee atentamente las condiciones de tus actuales seguros pólizas para no perder coberturas o por si agruparlos no es la mejor opción para tu bolsillo.