Un hombre gana la lotería dos veces y sigue viviendo en un remolque y con su duro trabajo en el campo

En mayo le tocó un millón de dólares (casi 914,000 euros) y, cuatro meses después, 100,000 (91,000 euros) más

por Tu otro diario /


Bobby Stuart, de Maine (Estados Unidos) podría estar viviendo una vida de lujo después de que le tocara la lotería dos veces en tan solo cuatro meses. Ganó un millón de dólares (casi 914,000 euros) en mayo y 100,000 (91,000 euros) en septiembre, pero prefiere seguir viviendo en su viejo remolque. Aunque podría jubilarse ya, tampoco ha querido dejar el duro trabajo en el campo al que lleva décadas dedicado. A sus 65 años, Bobby no tiene ganas de grandes cambios.

Bobby Stuart

Bobby Stuart, de 65 años, al ganar un millón de dólares (más de 910.000 euros) en mayo (Maine Lottery)

Si Christine, su esposa, aún estuviera aquí, quizás todo sería diferente. Después de 37 años juntos, ella murió hace dos, tan solo una semana después de que le diagnosticaran una grave enfermedad. Desde entonces, Bobby ha preferido dejar las cosas como están, no tocar nada.

RELACIONADO: Un hombre supera el cáncer en dos ocasiones y gana más de cuatro millones en la lotería

En mayo, cuando le tocó el millón de dólares, su hermano se ofreció a ayudarle a deshacerse del viejo remolque para que él se pudiera trasladar a una casa que comprara con ese dinero, pero Bobby no quiso. En el vehículo tiene su sillón y su televisor y las paredes cubiertas con fotos de su familia, ¿para qué cambiar?

"Todo el mundo le pregunta por qué no compra una casa", dice Greg, su hijo, al periódico 'The Boston Globe', "pero él no quiere". Tampoco le interesa demasiado viajar; dice que "no suena tan mal", pero que no sabría "a dónde ir o con quién ir". Mejor quedarse como está y disfrutar de su humilde vida.

Lotería

Después de haberse embolsado los dos premios 'gordos', Bobby ha seguido jugando a la lotería y hace tan solo unos días ganó otros 500 dólares (Getty Images)

Lo que sí ha hecho es repartir la mayor parte de sus dos premios con sus tres hijos para que "hicieran lo que quisieran" con el dinero. El resto se lo dejará en herencia una vez que él ya no esté.

A pesar de que tiene muy claro que su día a día no va a cambiar y de los dos premios 'gordos' que ha ganado en pocos meses, Bobby no deja de jugar a la lotería. Hace un par de semanas, sin ir más lejos, se bajó en una estación de servicio y compró dos boletos. Ganó 500 dólares (456 euros).