Los padres del pequeño Julen, que falleció al caer a un pozo en Totalán (Málaga), están esperando otro hijo

Habían perdido a otro hijo víctima de una muerte súbita y ahora tratan de retomar de nuevo el pulso de sus vidas

por Tu otro diario /


Han tenido que seguir viviendo con la tristeza infinita de haber perdido a sus dos primeros hijos en circunstancias trágicas. El primero, Óliver, sufría de una cardiopatía y murió de muerte súbita. El segundo, Julen, cayó a un pozo mientras jugaba en la finca de unos allegados un domingo de campo. La operación de rescate de su cuerpo sin vida duró 13 días y motivó una enorme ola de solidaridad y cariño. Ahora, José Roselló y Victoria García han revelado que están esperando un hijo, en una entrevista al diario 'ABC'.

Padres Julen

Los padres de Julen, cuando iban a prestar declaración ante el juez (Cordon Press).

Han pasado ocho meses desde el triste desenlace del accidente que sufrió Julen, un tiempo en el que sus familiares y amigos se han volcado con ellos para ayudarles en estos duros momentos. "Es verdad que un padre nunca está preparado para enterrar a un hijo", confiesa José, que dice que su mujer, Vicky, como la conoce todo el mundo, se pasa el día visitando el cementerio mientras él es incapaz de pisarlo. "Yo entro, miro y no me entra en la cabeza que mis hijos estén allí (...). No le deseo esto ni a mi peor enemigo".

RELACIONADO: Más noticias sobre este caso que tuvo durante día a España con el corazón en un puño

Pero en medio del dolor se ilumina para ellos una esperanza. Están esperando un hijo. Vicky está embarazada de mes y medio, por lo que aún no saben si será un niño o una niña. Ella dice que le da "vértigo" contarlo, pero es una buena noticia y no abundan precisamente en su casa. Tanto ella como José solo piensan en que el bebé venga bien y tener la dicha de poder cuidarlo y verlo crecer.

Padres Julen

La operación de rescate duró 13 días (Gtresonline).

Ahora están pendientes del juicio en el que el dueño de la finca, David Serrano, se enfrenta a una petición de tres años y medio de cárcel por no haber tapado correctamente el pozo por el que cayó Julen, que tenía solo dos añitos cuando falleció. "Si sé que el agujero está allí el niño no estaría jugando" en esa zona, ha asegurado el padre del pequeño, que ha añadido que ahora hay que dejar actuar a la justicia.