En vídeo: la divertida idea de dos enfermeras que convirtieron el hospital en el mejor escenario de juegos

El pequeño Drew Esposito, de 4 años y afectado por una grave enfermedad, vivió una tarde muy especial

por Tu otro diario /


La alegría es una de las mejores medicinas, especialmente cuando los pacientes son tan pequeños como Drew Esposito, un niño de apenas cuatro años que se enfrenta a una grave enfermedad. De ello son conscientes las enfermeras del Norton Children's Hospital, en Kentucky (Estados Unidos), que además de prodigar los mejores cuidados, se esfuerzan para que los niños no se vean sumidos en un ambiente gris o triste y tengan también la oportunidad de reír y desarrollar su imaginación pese a estar ingresados. Hace unas semanas, estas dos profesionales conviertieron la habitación de Drew y los pasillos aledaños en el escenario de una divertida batalla cósmica

Loading the player...


El pequeño Drew comenzó a dar síntomas que algo no iba bien el pasado mes de diciembre. Le dolía la cabeza y vomitaba. Sus padres pensaron que se trataba de una gastroenteritis, pero al llevarlo al médico se encontraron un diagnóstico mucho más preocupante: Drew tenía un pequeño tumor en el cerebro. "La mañana de Navidad entró en el quirófano, nos daban partes cada hora, pero era casi medianoche cuando el cirujano vino a explicarnos que había logrado retirarlo todo", cuenta Jeremy, su padre, en 'People'. 

RELACIONADO: La emocionante reacción del pequeño Ben cuando le cuentan que ha vencido al cáncer

Con todo, el pequeño ha tenido que someterse a un tratamiento de quimioterapia que evite que el tumor resurja. Y, aunque aún le queda algún tiempo, todos los indicadores son buenos, con lo que están muy animados. Eso sí, han sido largos meses en los que tanto la familia como el personal hospitalario se han esforzado por hacer que cada día fuera llevadero para el pequeño. Según su padre, Drew siempre ha sido pura energía y vitalidad. ¿Por qué no llevar ese espíritu también al hospital?

Niño Hospital

Jeremy Eposito jugando en el hospital junto a su hijo Drew (@Jeremy Esposito).