La factura de este fontanero a una anciana enferma te devolverá la fe en la humanidad

El hombre ayuda con su trabajo a personas desfavorecidas y ya acumula una importante deuda que deberá pagar de su bolsillo

por Ediziones /


Un fontanero de Burnley, Lancashire (Reino Unido), se ha ganado el reconocimiento de muchos tras negarse a cobrar a una anciana de 91 años por arreglar su caldera. El gesto lo dio a conocer en redes sociales la hija de su clienta, que compartió la factura en la que se evidencia la renuncia de sus honorarios. James Anderson, de 52 años, recibió la llamada de Christine Anne Rowlands para que arreglara la caldera rota de su madre. Anderson acudió, desempeñó su trabajo y se fue. La factura llegó más tarde por correo electrónico.

James Anderson

James Anderson, el fontanero que ha creado una empresa para prestar servicio de manera gratuita a ancianos y personas discapacitadas (Ediziones)

En la factura se especificaba lo siguiente: "no se le cobraría a esta dama bajo ninguna circunstancia". Y se añadía: "la compañía estará disponible las 24 horas para ayudarla en todo lo que sea posible". Estas palabras emocionaron a Christine y fueron las que le motivaron a publicar la inusual factura en su perfil de facebook.

RELACIONADO: Jesús, el anciano que ha donado 80.000 euros (los ahorros de toda su vida) a la guardería de su pueblo

Anderson dirige Depher CIC, una empresa de fontanería sin ánimo de lucro que comenzó su actividad en 2017 con el propósito de llevar a cabo servicios de fontanería gratuitos para aquellas personas que a menudo quedan olvidadas: mayores y discapacitados. 

 

La madre de Christine, con cáncer terminal, es una de las más de 2.000 personas que este hombre ha ayudado de manera altruista desde que comenzó su iniciativa. "Hay demasiadas personas mayores y discapacitadas que sufren en silencio", dijo Anderson a la BBC. "No les gusta pedir ayuda. No quieren ser una carga". "Nosotros quitamos esa carga y ese estigma".

RELACIONADO: Cuatro de cada 10 personas de más de 65 años se sienten solas

Si bien el negocio se mantiene gracias a la donación de terceros a través de una página crowdfunding, el fontanero todavía acumula una deuda de 8.000 libras (más de 9.000 euros). A pesar de ello, continuará ofreciendo ayuda a aquellos que la necesiten sin cargo alguno.