Reclaman 885.000 euros de fianza al dueño de la finca en la que murió Julen

Se ha dictado auto de apertura de juicio oral contra David Serrano, que se sentará en el banquillo acusado de homicidio por imprudencia grave

por Europa Press, Tu Otro Diario /


La titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Málaga, que ha dirigido la investigación sobre la muerte del pequeño Julen, ha dictado la apertura de juicio oral contra David Serrano, el dueño de la finca en la que se produjo el fatal accidente, a quien acusa de un delito de homicidio por imprudencia grave al no haber sellado el pozo por el que cayó el niño. Además, le reclama 885.000 euros en concepto de fianza, una cantidad que serviría para responder ante las posibles indemnizaciones en el supuesto de que finalmente resultase condenado.

David Serrano

David Serrano, el dueño de la finca de Totalán, será juzgado por un delito de homicidio por imprudencia grave (EFE). 

En el auto, adelantado por el 'Diario Sur', se indica que le da un día de plazo para efectuar el pago y que, en caso de no hacerlo, se le embargarán sus bienes. La cantidad se ha establecido teniendo en cuenta el escrito presentado por la Junta de Andalucía, que reclama 663.982 euros los daños y perjuicios causados. La Administración andaluza calcula en ese presupuesto final el conjunto de los trabajos de emergencia que se desarrollaron en la zona a causa del rescate, tras la ejecución de las obras en su totalidad y una vez se ha tenido el desglose de las empresas intervinientes y la valoración de estas actuaciones.

RELACIONADO: Toda la información sobre este terrible caso

La jueza considera que debe acordarse la apertura de juicio oral al concurrir "indicios racionales en relación a la perpetración de un delito de homicidio por imprudencia grave". Ya había considerado en su resolución del pasado mes de julio que Serrano "era conocedor de que el pozo se encontraba al descubierto sin estar protegido con las suficientes medidas de seguridad" y que "no adoptó ninguna medida de seguridad para evitar accidente alguno, principalmente en el pozo realizado" y no ha quedado acreditado que alertara de la existencia del mismo "cuya visualización, además, era difícil".

Padres de Julen

Los padres de Julen han reclamado una pena de tres años y medio de cárcel (EFE).

Tanto la Fiscalía como la acusación particular, en representación de los padres del niño, y la Junta de Andalucía habían solicitado la apertura de juicio oral contra Serrano. El Ministerio Público solicita tres años de prisión, mientras que la representación de los progenitores pide tres años y medio de cárcel. Las acusaciones no han reclamado de momento indemnización para los padres a la espera de lo que determine la sentencia. Dado que las condenas solicitadas no exceden los cinco años de cárcel, será un juzgado de lo penal, y no la Audiencia, quien lo juzgue.

RELACIONADO: Primeras palabras del padre de Julen tras la imputación al dueño del pozo donde falleció su hijo

Con este trámite se da por cerrada la instrucción y ahora será el juzgado de lo penal que corresponda el que deberá establecer la fecha del juicio. Por su parte, los abogados de la defensa de Serrano tienen un plazo de 10 días para formular un escrito de conformidad o disconformidad contra el auto de apertura de juicio oral y proponer todas las pruebas que consideren necesarias.